Mariel y los cuentos


Era una tarde aburrida y lluviosa,

de esas en las que el tiempo se hace lento,
buscaba yo en mi libro hoja por hoja:

¿A dónde están los niños de los cuentos?
Se fueron de sus letras enojados,
de que siempre les toque sufrir tanto,
y escucharon mis padres extrañados,
mientras miraban las hojas en blanco:

-No quiero sufrir más- dijo la rubia Alicia,
-Quiero crecer en paz entre mis maravillas-.

-¡No quiero trabajar! dijo la Cenicienta,
y los Tres Chanchitos: -¡Una vivienda!

-Tener para comer sin tener que encontrar

un tesoro escondido- les dijo Pulgarcito.


-Yo quiero ir a estudiar con mi hermana Gretel

y no tener papás que me abandonen siempre.


-Un tamaño normal- pedía Almendrita.

-O que me quieran aún más siendo tan chiquita.

Caperucita
habló de no sentir más temores,
para poder al sol, juntar tranquila flores.

Entonces yo les dije la noticia:

También los niños de éste planeta

son muchos los que sufren injusticias

Y no tienen nadie que los defienda.

Y así los personajes decidieron
a los chicos volver a divertir,
pero antes dejaron un gran sueño:
¡LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS A CUMPLIR!

Autor:Luis Rivera López


2 comentarios :

  1. Gracias por publicarlo.. lo estaba buscando. Muy lido tu blog. Te felicito!! Nora

    ResponderEliminar
  2. que buen cuento!!!!!!!!
    yo ando buscando cómo trabajar los derechos en sala de cinco... me encanto gracias!!!!

    ResponderEliminar