14 jul. 2019

Al cielo de un tirón . Videocuento.


Desde el año 2009 la Facultad de Bellas Artes de La Plata, realiza un proyecto, en la Cátedra Lenguaje Visual 3, que consiste en convocar a escritores para que los alumnos elijan un cuento para realizar ilustraciones y luego donar los ejemplares  a diferentes instituciones como escuelas o bibliotecas.

Perro Barrilete es un personaje de uno de los cuentos de Ana Gracia Jaureguiberry que quiso andar por ahí y, gracias a los profesores y  los alumnos que les gustó su historia, ¡lo logró!


Así fue como su cuento, Al cielo de un tirón, fue ilustrado por Melisa Kaneshiro y donado a la Biblioteca Viajera.

En Mi Sala Amarilla hicimos este vídeo que compartimos con ustedes, con la especial participación de Catalina  y su mamá, la narradora Paola Davico.

¡Espero que puedan disfrutarlo con los/as niños/as!

Perro barrilete logró su libertad y pudo cumplir su deseo...  pero aún le falta uno sueño por realizar, ¡encontrar a la perrita de moños rosas!
 ¿Y si los chicos/as lo ayudan , inventando una nueva historia?


11 jul. 2019

Poesía mojada

“La poesía no alude más que a sí misma; sopla donde quiere y es preferible que no forme parte del temario sino del recreo, que se integre más en el juego que en la instrucción.”María Elena Walsh
La poesía presenta un atractivo para los niños del Jardín maternal , porque los acerca a la dimensión estética del lenguaje, permitiéndoles jugar con él y explorarlo en su materialidad sonora y rítmica.
El ritmo, la rima, el juego de palabras y sus sonoridades tienen un especial sentido en estas  edades;  conectándolos con   aquellas sensaciones  placenteras  experimentadas cuando eran más pequeños.


La “poesía mojada” es una propuesta creada por la escritora y especialista en literatura infantil Graciela Pellizzari.
Consiste en decir el poema a la par que aparecen las siluetas de algunos elementos presentes en ella. Las siluetas pueden confeccionarse con recortes de bolsas plásticas de diferentes colores, que se adhieren al vidrio de una ventana (o alguna superficie equivalente) mojado con un poco de agua.

(También puede utilizarse para la construcción de las siluetas acetato, papel celofán o goma eva )

“Es una sencilla manera de decir una poesía –previamente elegida– que suma al lenguaje poético (con su ritmo, rima y juego de palabras) más lo estético-visual y de simple realización.”


La imagen es solo un aditamento que acompaña lo fundamental, que es la palabra. Por esa razón, se propone evitar lo estereotipado y también la inclusión de detalles en las siluetas. Tampoco se trata de incluir muchas imágenes, ya que, como ya se ha dicho y se reitera, lo fundamental es que los niños escuchen el poema.

Las siluetas que aparecen casi “por arte de magia” y quedan suspendidas en la transparencia del vidrio son apoyos para concitar la atención y sostener la escucha, muy importantes para esta etapa en que estamos enseñando a escuchar este tipo particular de textos. “El agua les llama mucho la atención y da el efecto ´mágico´ que tanto atrae a los niños de esta edad, que frenan su deambular y quedan absortos escuchando y mirando.

Ejemplos de poesía mojada


En la media luna blanca
 hay un gatito sentado. 
Sorprendidas las estrellas,
 preguntan como ha llegado.
 La luna no dice nada. 
Tampoco el gatito gris.
 ¿Por qué guardan el secreto
 y no lo quieren decir? 
Me parece que los sueños 
de gatos enamorados
 en noches de media luna,
 pueden verse realizados. 
A la luna se ha trepado
 un pequeño gato gris. 
Acurrucado se acuna, 
bosteza y duerme feliz.

 AliciaZaina

Para este poema se podrán utilizar las siluetas de una media luna,  un gato pequeño y de dos o tres estrellas.
Imagen tomada de: http://murrungatoescuelainfantil.blogspot.com
Luego de ubicadas todas las imágenes ( todas mencionadas en la primera estrofa) se las puede señalar,  cuando se las vuelve a nombrar en las dos siguientes, y , en la última reclinar  un poco la silueta del gatito para dar la idea que se acurruca y duerme.
El hecho de mostrar las siluetas atrae la atención de los niños , pero también puede interferir levemente en la escucha del poema.


Por eso  siempre es conveniente repetirlos, señalando las imágenes ya adheridas al vidrio mientras se repite el texto.

¿Quién va entre las flores
que se abren al sol?
Son los caracoles,
cantando al amor.
Aquel caracol
que va por el sol
en cada ramita
llevaba una flor
Que viva la vida
Que viva el amor
Que viva la gracia
de aquel caracol.

Anónimo



Cocodrilo
come coco
muy tranquilo, 
poco a poco. 
Y ya separó un coquito 
para su cocodrilito.

María Elena Walsh


Fuentes:
  • Diseño Curricular para la Educación Inicial. Buenos Aires Ciudad .Niños desde 45 días hasta 2 años
  • Experiencias Estéticas En Los Primeros Años. Soto / Violante

Publicaciones relacionadas:

4 jul. 2019

Una experiencia de instalación artística en el Nivel inicial


Una instalación artística es una modalidad de arte que se sitúa dentro  del arte contemporáneo y se caracteriza fundamentalmente por su capacidad para inquietar y perturbar al espectador.
Basándonos en la definición que Ecured (s.f.) hace del concepto de instalación, se aplica a aquellas obras en las que los artistas utilizan, como parte de la composición, el propio medio (paredes, el suelo, luces, etc.) además de objetos diversos. En numerosas ocasiones, los materiales escogidos llenan más o menos el espacio y el espectador es invitado a moverse alrededor de la obra o a interactuar con ella.
De esta manera, el espectador forma parte de la obra en ese preciso momento y es por ello por lo que cada instalación es única y depende de la persona que interaccione con ella. Así se cumple lo que nos dice Lemarroy, (2004) “La instalación no se vuelve una obra de arte completa hasta que el espectador toma parte de ella”.

La realización de instalaciones en la escuela hace posible una situación lúdica de relación y aprendizaje a través de la transformación del espacio, la exploración de los objetos y la idea que se pretende expresar. Estas propuestas realizadas en contextos escolares ofrecen un espacio de posibilidades y experiencia estética que hace que toda la comunidad educativa participe y se implique (Abad, 2009).

Los aspectos cognitivos, estéticos, lúdicos y expresivos de la instalación ofrecen interesantes posibilidades en el Nivel Inicial, planteada como juego creativo, como instrumento de aprendizaje y de conocimiento.
La instalación como práctica artística posibilita la implicación corporal de los niños facilitando la construcción de la identidad y la conquista de un espacio (en la acción y en la transformación siempre hay emoción), reconociéndose y sintiéndolo como propio y compartido.

Maria Alejandra Wozniak , directora del Jardín de Infantes Nº 8215 "Sara Faisal"  de la ciudad de Margarita, Santa Fe,  nos  comparte una novedosa experiencia de instalación artística  realizada en su institución y planificada por la docente  Betiana Del Popolo.  Como continuación del proyecto Conociendo a Yayoi Kusama- anteriormente presentado en Mi Sala Amarilla- se realizó una instalación inspirada en la artista, con intervención de niños y familias de la sala de 4 años.

  Desarrollo de la propuesta
 "Un mundo de lunares "

Fase de preparación:
Se ambientó el lugar (un sector de 5 metros de largo por 3 de ancho) con friselina blanca, simulando una habitación toda de color blanco. El piso se cubrió con papel afiche blanco.Se colocaron objetos de color blanco: mesas, bancos, sillas, ropero, tazas, platos, atril, pinceles, espejo,globos.


La seño Betiana se caracterizó de Yayoi Kusama y aguardó a los niños sentada cerca de un atril con algunas reproducciones de sus obras.

Fase de ejecución

Los niños ingresaron en grupos , acompañados por su directora, para conocer el lugar y descubrieron con gran asombro la gran sorpresa que los aguardaba...¡Yayoi  estaba allí!

Recordaron quién era y todo lo que habían aprendido de sus obras.

Luego se citó a las familias en pequeños grupos para realizar la intervención junto con los niños.
Ingresaron descalzos y con medias blancas. Yayoi les dio la bienvenida y les presentó la propuesta: cubrir  todo el espacio y  objetos con círculos de diferentes tamaños y colores (incluidos los tonos fluo). Para ello se los proveyó de los materiales, círculos recortados en papel afiche, pegamento, alfileres, cinta adhesiva.
Se colocó música  de fondo para dar una marco de trabajo tranquilo y de disfrute .


Una vez concluida la intervención se hizo ingresar a los niños para observar y disfrutar de la transformación del espacio, interactuando libremente.


Finalmente se activaron las luces ultravioletas y el contraste ¡fue mágico!

En todos los momentos se pusieron en juego muchas sensaciones agradables entre las que destacaron la sorpresa, la alegría,  la emoción.

Fase de evaluación
Yayoi se despide de los niños, ingresa la seño. Se observa, escucha y registran  comentarios en donde se narran las riquísimas experiencias vividas.


Los invito a  vivenciar todo el proceso  de esta maravillosa propuesta en este vídeo:

1 jul. 2019

Historia de Juana Azurduy. Propuestas para el Nivel Inicial

Juana Azurduy. Ilustración  deAfra
Es común al abordar  los hechos que condujeron a la celebración de la independencia , poner el foco en la declaración misma, en los diputados que viajaron a Tucumán, en los que no fueron invitados y quedaron relegados y en los líderes que libraron las batallas que nos llevaron a vencer al enemigo invasor. Pero poco se habla de la participación de las mujeres en esas luchas por la independencia. No solamente eran excelentes espías sino que algunas de ellas, comandaban tropas en las vanguardias de las fuerzas patriotas.

Hoy queremos destacar  la figura de Juana Azurduy; una líder revolucionaria que  descolló por sus dotes militares combatiendo  en la Guerra de Independencia Hispanoamericana.

Nació en la región de Chuquisaca, el 12 de julio de 1780, y era hija de una indígena y un criollo. Se crió entre campesinos, aprendió a cabalgar con su padre y a hablar en quechua con su madre, a quien perdió siendo niña; años después murió su padre y su familia la envió a un convento de monjas, de donde fue expulsada a los 17 años, porque no soportó el encierro ni la sumisión.

A sus 22 años se casó con Padilla y en 1809, cuando se produjeron los levantamientos independentistas de Chuquisaca, La Paz y Cochabamba, se sumaron los dos a la lucha revolucionaria.

Organizó junto con su marido el escuadrón “Los leales” y se incorporó al Ejército del Norte, liderado en ese momento por Manuel Belgrano, quien frente al valor y la garra de Juana en el campo de batalla, le entregó su sable como símbolo de reconocimiento y admiración.

En 1816 obtuvo el rango de teniente coronel de las milicias criollas que peleaban en el Alto Perú, la región defendida con más decisión por los realistas que habían levantado con sus fuerzas una barrera infranqueable para los independentistas.
Juana Azurduy organizó guerrillas, preparó defensas, incursionó zonas ocupadas por el enemigo y arremetió sin miedo contra los realistas, a la par de sus compañeros de combate.

La larga y permanente lucha en esa zona y el cambio de estrategia que le imprimió San Martín al proyecto independentista, quien decidió llegar al punto neurálgico del dominio español, que era Perú, pasando por Chile, dejó a  Juana y a su tropa liberados a la suerte del destino.

Tras haber perdido a sus cuatro hijos, enfermos y con hambre en medio del trajín de las luchas revolucionarias, continuó combatiendo con el dolor más inmenso, ese dolor que se iba a agudizar poco después, cuando los realistas decapitaron a su marido, momento en el que ella estaba embarazada de su quinto hijo, una niña, que nació en medio de los combates y a la que logró poner a salvo.
Viuda y con una sola hija, después de desesperados y vanos intentos por continuar la causa revolucionaria, se puso al servicio del general Martín Miguel de Güemes y participó activamente en la defensa del Norte patriota.

Murió indigente el día 25 de mayo de 1862 cuando estaba por cumplir 82 años y fue enterrada en una fosa común.
Su restos fueron exhumados 100 años después, para ser guardados en un mausoleo que se construyó en su homenaje.

Félix Luna le dedicó  una cueca norteña  , nombrándola a Juana como "la flor del Alto Perú"
Juana Azurduy
Letra: Félix Luna
Música: Ariel Ramírez

Juana Azurduy,
flor del Alto Perú,
no hay otro capitán
más valiente que tú.

Oigo tu voz
más allá de Jujuy
y tu galope audaz,
doña Juana Azurduy.

Me enamora la patria en agraz,
desvelada recorro su faz;
el español no pasará,
con mujeres tendrá que pelear.

Juana Azurduy,
flor del Alto Perú,
no hay otro capitán
más valiente que tú.

Truena el cañón,
préstame tu fusil
que la revolución
viene oliendo a jazmín.

Tierra del sol
en el Alto Perú,
el eco nombra aún
a Túpac Amaru.

Tierra en armas que se hace mujer,
amazona de la libertad.
Quiero formar
en tu escuadrón

y al clarín de tu voz,
atacar. Juana Azurduy,
flor del Alto Perú,
no hay otro capitán
más valiente que tú.

Algunas ideas para abordar la figura de Juana Azurduy en el Nivel Inicial

-Presentar a Juana Azurduy a través de un relato o vídeo adaptado a la comprensión infantil.

Por ejemplo:
 Juana Azurduy .Colección Anti Princesas. Editorial Sudestada
Juana Azurduy es nuestra antiprincesa del Alto Perú, o nuestra princesa guerrera, que luchó junto a su esposo Manuel Padilla, y conoció otros héroes como Belgrano y Guemes, y otras heroínas como las Amazonas, para liberar el Virreinato del Rio de la Plata de las garras de España.
En esta aventura, Juana y sus compañeras y compañeros muestran todas las habilidades de combate que desplegaron contra los realistas. Pero además, el libro nos habla de la doble valentía de Juana: de abandonar la comodidad del hogar para luchar una batalla donde la mujer carecía de honores. Incluso tuvo que pelear cargando su hijo recién nacido. A pesar de esto, terminaron mostrándole respeto y admiración por su coraje.
Una verdadera Antiprincesa que trascendió el tiempo y la historia.


Juana Azurduy, antiprincesa guerrera.

La asombrosa excursión de Zamba con Juana Azurduy - Canal Pakapaka

-Investigar y buscar información sobre la vida de Juana Azurduy  en otras fuentes.

-Escuchar canciones que la mencionan.

Zamba - Canciones: Yo soy Juana

Zamba - Canciones: Juana Azurduy

-Imaginar ¿cómo habrá sido Juana de niña? ¿a qué jugaría?

Cuando era chico quería ser grande: Juana Azurduy - Canal Pakapaka


-Lectura de  imágenes.

Las representaciones de Juana Azurduy son muy diversas, de acuerdo a lo que los pintores imaginaron o pensaron que sería su rostro.

Ofrecer a los alumnos/as las producciones pictóricas. Observarán y establecerán similitudes y diferencias. Describirán su vestimenta ¿era igual a la de los soldados?
Museo Histórico Nacional - Juana Azurduy.
Óleo sobre tela. Autor desconocido.


Óleo de Mario Miguez
Solicitar a los niños/as que dibujen a Juana Azurduy.
Observar la producción de los compañeros/as. Describir la propia producción y comparar
con sus propias producciones.

-Realizar un juego dramático.
Caracterizarse como Juana (pollera blanca, chaqueta roja ) y sus soldados.
Confeccionar caballos de palo y sables de cartón.

Propuesta en el Jardín de Infantes Nº 8215 "Sara Faisal", Margarita , Santa Fe.

La sala múltiple de 4 y 5 años, con su seño Belén Cian , trabajaron en la sala y luego compartieron en el cierre de proyecto: Mujeres relevantes de nuestra historia: JUANA AZURDUY. Fue un gran trabajo de construcción.
¿Cómo lo hicieron? La seño utilizó como incentivación, la RUTINA del PENSAMIENTO ZOOM IN, 
Esta técnica consiste en ocultar una imagen relacionada al tema para luego ir descubriéndola en pequeñas partes para que los alumnos describan lo que ven y se haga un registro escrito. A través de la aplicación de los conceptos Observar-Describir-Expresar-Conectar se logra el objetivo de relacionar las partes con el todo.

Los niños/ as no podían creer que una mujer pueda pelear en batalla, y sobre todo que esté embarazada, oportunidad para arribar a contenidos de ESI.


Luego se les propuso dibujar lo que más les gustó de la historia de esta valiente mujer.

Para terminar en el cierre de proyecto hicieron una expresión corporal usando lanzas y pañuelos, junto a la seño de educación física, seño Moni.



Publicación relacionada:




29 jun. 2019

Calendario de Julio 2019 con efemérides.

Julio es el mes de la Independencia y el mes de las vacaciones de invierno en todas las escuelas argentinas y como todos los años las fechas del receso invernal varían de una provincia a la otra. Salta será la primera  en tomarlo y Buenos Aires la última.
A continuación se comparte un cronograma del mes de Julio con las fechas de mayor relevancia (a nivel regional, nacional e internacional) que contienen enlaces con información y recursos para la escuela .
Parte de los datos fueron tomados de la página de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires.

1/ 12 de julio
 ➥   Receso invernal para Salta
       ►Mensaje
       ► Actividades para hacer en vacaciones
       ► Tarjetas 
5 de julio
 ➥   Día Internacional de las Cooperativas y Día Nacional del Cooperativismo

7 de julio
 ➥    Día de la Conservación del Suelo
      ►Mensajes/imágenes

9 de julio
 ➥    Declaración de la Independencia Argentina
      ►Recursos para el 9 de julio
      ►Más recursos

8/ 19 de julio
 ➥   Receso invernal para Mendoza,Córdoba,Santa Fe,Misiones,Entre Ríos,Chubut, La Rioja, Tucumán, San Juan y Neuquén.

12 de julio
 ➥   Día de la confraternidad argentino - boliviana, en conmemoración del aniversario del natalicio de la Heroína de la Independencia, Juana Azurduy de Padilla.

  ➥    Día Nacional de la Medicina Social, en conmemoración de la fecha de nacimiento del
doctor René G. Favaloro 

10/ 23 de julio
 ➥   Receso invernal para La Pampa.
       
15/ 26 de julio
 ➥   Receso invernal para Catamarca, Río Negro,San Luis, Formosa, Corrientes, Jujuy, Chaco, Santiago del Estero, Tierra del Fuego.
     
20 de julio
 ➥   Día del amigo
       ► Proyecto Somos Amigos
       ►  Tarjetas Día del Amigo

22 de julio al 2 de agosto
 ➥   Receso invernal para Buenos Aires.

24 de julio
 ➥   Día de la Integración de América Latina,en homenaje al natalicio del Libertador Simón Bolívar

26 de julio
 ➥   Día de los abuelos
        ► Proyecto Juegos y juguetes de nuestros abuelos

28 jun. 2019

La vida en la ciudad de Tucumán de 1816. Cómo se festejó la Independencia.


¿Cómo era la  vida en la ciudad de Tucumán del 1816?

En el Tucumán en el que se cocía la Independencia vivían unas 8.000 personas aproximadamente, en casas modestas y calles de polvo. Hacia 1812, la ciudad se iluminaba con faroles de papel que se colgaban al anochecer en el frente de las casas; pero en 1813 ya habían llegado las luminarias de cristal al espacio urbano.

La plaza funcionaba como el centro social y comercial por excelencia. Todo lo que un ama de casa necesitaba lo encontraba allí, y en las escasas tiendas que había a su alrededor. Por las noches no era raro escuchar a grupos de jóvenes ofreciendo serenatas nocturnas o “andas de música”, comenta Sara Peña, en “San Miguel de Tucumán 1812, Vida cotidiana en Tiempos difíciles”.

La decoración de las viviendas era austera y predominaban los lienzos y las imágenes religiosas. En algunas otras había retratos de algún antepasado. “En casa de Francisca Bazán de Laguna había un retrato de su yerno, Don Pedro Antonio de Zavalía y Andía, lo que era excepcional, únicamente se conocía otro retrato en la ciudad, el de José Colombres y Thames”, comenta  la historiadora Peña de Bascary.

La iluminación se conseguía con faroles de hierro y papel. Los más pudientes iluminaban con mecheros de cuatro luces alimentados con aceite de potro. El resto se las arreglaba con velas de sebo.

Los libros se consideraban un lujo. En las casas no había bibliotecas, salvo la del convento de San Francisco. Los escasos libros en las casas eran vidas de santos y devocionarios.

Comidas
En las mesas se veía carne asada, guisada, charqui y locro. El arroz entraba en la categoría de novedad importada del oriente. El grano de maíz era muy requerido, también se consumía carne de paloma y perdices. El locro, la humita, la mazamorra y los pasteles de choclo eran los clásicos de la gastronomía tucumana. Por supuesto que los dulces y mermeladas se elaboraban en las casas, sobre todo con naranja y limas. Se consumía gran cantidad de tubérculos, hortalizas y frutas. Se bebía café, chocolate y mate. Para endulzar comidas y bebidas se empleaba miel de abeja y de caña y azúcar.

Vida social
La vida cotidiana de las mujeres estaba marcada por la religiosidad: ”misa diaria, novenas y todo tipo de actos devotos”, señala Peña de Bascary. En los templos no había bancos, así que ser costumbre que los sirvientes y esclavos cargaran alfombritas de iglesia y reclinatorios.

En los bailes de damas y caballeros se danzaba al son de guitarras el pericón, el cielito y el cuando. 
Carlos Morel, Litografia usos y costumbres Argentinas. el Cielito..


“En las casas había diversos instrumentos musicales: arpas, violines y pianos”, cuenta la historiadora. Los juegos de naipes eran habituales en todas las esferas sociales. Se intentó reprimirlos, dado el crecimiento de las apuestas, con escasos resultados.

Juegos
Los chicos ya jugaban con pelotas, más pequeñas que las actuales, y hechas en trapo, aunque aún no se conocía el fútbol. También jugaban a la rayuela, el balero, el trompo y el volantín.

Educación
La instrucción llegaba hasta el nivel primario y la única escuela que funcionaba era la del Convento de San Francisco a la que asistían  sólo niños.
Las mujeres casi no sabían leer ni escribir. Cuenta la historiadora Peña de Bascary que algunas niñas recibían instrucción domiciliaria: lectura, rezos, escritura y números.

Vestimenta
La vestimenta de las mujeres se reducía a faldas, camisas y vestidos. Las telas se traían de Europa: “capas y capotes de terciopelo, chalecos, sombreros, medias de seda, o algodón, telas de gasa, sarasa, ponteví, tafetán, seda, brocado, balleta y encajes de Flandes”, figuran en las anotaciones del comerciante José Gregorio Aráoz, citado en el trabajo de Peña de Bascary. El ajuar se completaba con guantes, peinetones, pañuelos y mantillas. El negro era el color con el que se iba a misa. Los eventos religiosos constituían la principal salida de las mujeres de esa época. Los rebozos (capas y mantos para cubrirse el rostro y los hombros) eran una tradición heredada de España.
Los varones usaban pantalones ajustados, calzas, chalecos de seda, levitas y fracs. Zapatos con hebillas de oro, medias de seda o algodón, sombrero de pelo.

En ese tiempo San Miguel de Tucumán era una pequeña ciudad.

Plano de San Miguel de Tucumán en 1816, Álbum General de la provincia de Tucumán, 1916.

La decisión de realizar allí el Congreso trajo algunos inconvenientes: iban a llegar muchas personas de golpe y la ciudad no estaba preparada para dar alojamiento a tanta gente. Tampoco había un lugar lo suficientemente grande como para realizar las reuniones del Congreso.

Pero las cosas finalmente se resolvieron. Algunos congresales fueron alojados en casas de familias tucumanas, cerca de la Plaza Mayor y el Cabildo. Otros pudieron ubicarse en los conventos o en las casas de algunos sacerdotes. Una señora tucumana, Francisca Bazán de Laguna, prestó su casa —la más grande de la ciudad— para que se realizaran las sesiones del Congreso, y hasta permitió que se derribaran paredes interiores para conseguir una sala más amplia.



¿Cómo se festejó nuestra independencia en 1816?

La ciudad de Tucumán estaba llena de flores, guirnaldas y banderas. Por la noche se armaron varias peñas y bailes de festejo. Se había esperado mucho para declarar la Independencia y la gente quería expresar su alegría.

Pellegrini Carlos. E. (1831) Cielito. Acuarela copia
En la casa histórica, el baile se armó en el salón principal. Allí estaba la orquesta y algunos paisanos guitarreros, porque se bailaba el minué, pero también la zamba. Entre los que mejor bailaban, se destacaba el general Belgrano que no se despegó en toda la noche de la muy bonita Dolores Helguera, la futura madre de su hija
.
Pellegrini Carlos E. (1831) Minuet.

Por allí andaban las chicas más lindas de Tucumán, así que decidieron elegir a la reina de la fiesta. Se armó un jurado y salió electa Lucía Aráoz a la que llamaron "la rubia de la Patria".

El gobernador Aráoz pensó que ese baile había sido para unos pocos y que no estaba nada mal armar uno bien grande, para todo el pueblo de la ciudad.

La fecha fijada fue el 25 de julio. Primero hubo un desfile militar y varios discursos, entre los que se destacó el de Belgrano que conmovió mucho a la concurrencia. Allí el general exaltó los valores de la libertad, rindió homenaje a los caídos en la lucha por la independencia y presentó en público su idea de un gran imperio del Sur, gobernado por un descendiente de los incas.

Cómo era la Casa Histórica de la Independencia

La Casa de la Independencia en 1868,
 antes de su casi total demolición
 ( Foto Paganelli Angel)

Cuando hacemos mención a la casa donde se declaró la Independencia  es común nombrarla cariñosamente por su diminutivo: "Casita de Tucumán", y esto puede darnos la visión de que era una casa de pequeña dimensión, sin embargo se trataba de una casona típica de la época colonial.
Este tipo de casas tan grandes y en las inmediaciones de la plaza estaban reservadas a las familias más importantes de Tucumán,
En algunas imágenes podemos encontrarla representada con paredes de color amarillo  y las ventanas y puertas verdes, pero sus colores originales fueron blanco para las puertas y azul para las aberturas.

La Casa de Tucumán, cuya denominación correcta es Casa Histórica de la Independencia, era una edificación de estilo señorial, compuesta por tres pabellones paralelos a la calle unidos por cuatros y galerías, definiendo patios con distintas jerarquías.

En el primer pabellón se ubicaban las habitaciones de la familia y las salas de reunión; en el segundo y más importante, el dormitorio principal, la gran sala y el comedor; y, hacia el fondo, el pabellón de las “oficinas de los criados”, donde se encontraban las habitaciones de criados y esclavos, la cocina y las letrinas.

Respecto de su construcción, cuenta que estaba hecha casi exclusivamente con recursos locales. Los techos eran de tejas musleras, de esas que se fabricaban usando como molde los muslos de operarios y asentadas simplemente con barro sobre cañizo y tirantes de madera; los revoques también eran de barro y estaban blanqueados a la cal. Los pisos de los ambientes principales eran de baldosas de barro cocido y los patios, de tierra. Solo vinieron de otras latitudes las rejas, los herrajes, los vidrios y los pigmentos para las pinturas.

Desde 1812,  había sido utilizada por el Estado, primero como cuartel general del ejército y más tarde,como sede de la Aduana, las Cajas Generales y el Almacén de Guerra. Hasta que en febrero de 1816, a solo unos meses del día histórico, la Casa de los Bazán-Laguna pasó a ser la sede del Congreso de las Provincias Unidas del Río de la Plata y por esa razón  fueron necesarias una serie de reparaciones y reformas.
Casa histórica.Salón principal

La Casa Histórica de Tucumán, cuya construcción original es de fines del siglo XVIII, sufrió diversas intervenciones y demoliciones parciales.

En 1874 el gobierno de Domingo Faustino Sarmiento la compró para destinarla como sucursal del Correo y continuar así la obra de Bartolomé Mitre.

En 1904, sólo se conservó el salón donde se juró la independencia, protegido por un edificio llamado "Templete".

Recién en 1943 el gobierno del general Pedro Pablo Ramirez ordenó su reconstrucción, pero por un error se la pintó de amarillo y verde en desmedro de sus colores originales.

Los colores amarillo y verde se originaron en el óleo sobre madera que el artista Genaro Pérez realizó a finales del siglo XIX, titulado "Frente de la casa en que se reunió el Congreso de Tucumán, 1816", cuyo original se encuentra actualmente en el Museo Histórico Nacional.

Óleo de Genaro Pérez.
Un estudio histórico de 1996 determinó que debía tener los colores blanco y azul; los colores patrios aprobados por la Asamblea del Año XIII.
Documentos existentes en el Archivo Histórico de la Provincia de Tucumán dan fe que el Congreso de 1816 encargó la compra de pintura "Azul Prusia" para puertas y ventanas de la casa y de cal para blanquear los muros.
Así se recuperó ese color, que se mantiene desde entonces.
En la reparación ya no se usa cal para las paredes porque se vuela y queda en las manos de quien la toca.
La Casa Histórica de Tucumán en la actualidad

Hoy la Casa Histórica  es Monumento Nacional y sede del Museo de la Independencia; cuenta con ocho salas destinadas a exposiciones permanentes, archivos documentales y de noticias, una biblioteca y una fototeca.

Podrán leer más  acerca de la historia  de la Casa de Tucumán en este enlace:  https://casadelaindependencia.cultura.gob.ar/media/uploads/site-16/multimedia/5-historia-de-la-casa.pdf

21 jun. 2019

21 de junio. Año nuevo de los pueblos originarios


En el hemisferio Sur los pueblos originarios ancestralmente celebran el inicio de un nuevo ciclo de vida. Tiene diferentes denominaciones según las culturas e idiomas que lo adoptaron como parte de un calendario. Así en quechua se lo conoce como Inti Raymi, en aymara como Wilka Kuti y en mapuche como We tripantü.

Las fechas varían según la rotación de la tierra, entre el 20 y 24 de junio de cada año. Coincide con el inicio del solsticio, el 21 de junio el comienzo del invierno para Occidente.

Con el solsticio de invierno en este punto, se produce un alejamiento de la tierra respecto del sol. Esa fecha marca el día más corto y la noche más larga del año. Puntualmente, para nuestros pueblos originarios, en este momento se termina el período de cosecha y comienza una nueva época de siembra.
Pero a partir de ese día las horas de luz empiezan a extenderse, y entonces se concreta el renacimiento del sol, que madurará en verano y decaerá en otoño con su paso hacia la llegada del invierno como es este el caso.

La ceremonia arranca la noche anterior al comienzo del año, las comunidades se reúnen en un lugar energético ceremonial para compartir la noche más larga del año, alrededor del fuego, compartiendo comidas, música, narraciones orales, esperando la salida de los primeros rayos de sol (fuente de vida y energía) con las manos levantadas, listos para recargar fuerzas para el ciclo que comienza.

Feliz comienzo de ciclo de vida para todo/as nosotros, feliz año para nuestros hermano/as originarios y que nuestro Inti o Antú  (Sol) nos encuentre unidos y renovados de fuerzas para seguir luchando. Jallalla.


Jallalla es una palabra quechua-aymara que une los conceptos de esperanza, festejo y bienaventuranza.
Se expresa, en este único término, la idea que nuestros sueños deben siempre ir acompañados del fuerte deseo que se concreten, elevando a la Pachamama o el Universo y trabajando intensamente para lograrlo.
Fuentes:
https://perio.unlp.edu.ar/node/6269
http://cronicasinmal.blogspot.com/2014/11/jallalla.html

20 jun. 2019

Dragoncitos a dormir. Cuento


Hace poco publicamos en Mi Sala Amarilla   el vídeo "Dragoncitos a dormir", una tierna canción de cuna que compuso Fernando Crayones ,  para los más pekes.

El vídeo de la canción  muestra imágenes de un cuento donde los dragoncitos cuentan sus  primeras aventuras.
Cómo nos había anunciado Fernando,  este es el inicio de una  serie  de  cuentos orientados a las emociones ,  donde los dragoncitos continuarán contando  sus sueños y juegos.
Un material ideal para leer a los niños antes de dormir, destinado a  niños de maternal y dos años

Ahora Fernando, nos presenta esa primera historia de la serie Dragoncitos ,  bellamente narrada e ilustrada por él.
¡Los invito a disfrutarla!


Si les gustó, pueden pasar a  conocer su nuevo canal de YouTube Dragoncitos a Dormir  y suscribirse para estar al tanto de los próximos temas .

Además no se pierdan el trailer de presentación ¡no tiene desperdicio!


16 jun. 2019

Propuesta para trabajar cuentos de princesas en el marco de la ESI


Relacionando la Educación Sexual Integral con textos literarios, podemos analizar el rol de las princesas y la posibilidad de interrogarnos acerca de este “ideal femenino” que conforma un verdadero modelo para las niñas .
El foco estará puesto en la “desprincesación”, es decir poner en cuestión la representación cultural de la princesa, en tanto estereotipo de género.

Existen textos con una mirada develadora y crítica por parte de sus autoras, que retratan a princesas rodeadas de ejércitos de sirvientes, que no actúan autónomamente, encapsuladas en castillos, alejadas del mundo real, sujetas al deseo de otros e inhabilitadas para muchas cosas, por ejemplo, jugar. 
Muchas de estas historias van tomando giros inspirados, relacionados a valores de emancipación y justicia, en ruptura con los mandatos.

La siguiente propuesta , encontrada en Mundos posibles. Libros para leer en voz alta,  parte de la lectura del cuento "Había una vez una princesa" de Graciela Montes.


En esta historia breve una princesa “muy rica” y que “tenía de todo” descubre, sin que intervenga príncipe azul ni rey padre alguno, que lo que mejor le sienta a su ánimo es ponerse a trabajar para abrigar y alimentar al pueblo entero.
Un argumento que así resumido puede sonar como un panfleto políticamente correcto, contado con las precisas palabras de Montes y los expresivos dibujos de Torres se transforma en un cuento divertido, sin sermones, con una heroína simpática (incluso algo caprichosa) y con un típico final “de nunca acabar” (¿qué nueva labor emprenderá la princesa cuando se aburra de hornear pasteles?)



Palabras y pictogramas. Especialmente apropiado para el nivel inicial.

El libro está impreso en resistente cartón plastificado e incorpora el código de los “pictocuentos” (pictografías): algunas palabras se han reemplazado por dibujos que los niños y las niñas asocian fácilmente con el término que sustituyen.

Podrán ver las primeras páginas del libro en este enlace:   https://www.loqueleo.com/ar/uploads/2016/03/habia-una-vez-una-princesa.pdf

La secuencia que proponemos para el abordaje del tema comenzaría con la lectura en voz alta del cuento, para lo cual, –se debiera aclarar desde el principio–, la “seño” requerirá ayuda.
Si el grupo no es muy numeroso se los podrá disponer en ronda para mostrarles el libro e ir señalando y exponiendo la pictografía que se debe leer continuación, escuchando las interpretaciones de los niños hasta dar con la palabra “correcta” que da sentido al relato.

Esta conversación sobre significados posibles será rica para iniciar a los niños en la lectura de imágenes, para mostrarles cómo las mismas cosas se pueden designar con distintas palabras, que no todos entendemos lo mismo cuando vemos un dibujo y, sin embargo, podemos ponernos de acuerdo en una lectura que dé un sentido común al texto.

Cuando leemos para un grupo, las pausas para la lectura de los íconos del pictocuento no deberían ser tan frecuentes, al menos no tanto como las que haríamos con único lector/a que acompañara el texto con el dedo o con su mirada.

La maestra podría ir releyendo parte del cuento, cada vez que los nenes participan, para recuperar el hilo del relato.

Para facilitar también esta experiencia más personal de lectura, una vez que el libro ha sido leído en el aula, se puede promover que los niños y niñas puedan llevarlo a su casa para compartir una relectura, esta vez con alguien de la familia.

Hay princesas y princesas

Después de leer en voz alta el cuento se puede propiciar un diálogo sobre las notorias diferencias entre la princesa que nos propone este relato y las que solemos ver en la tele y en las jugueterías.

Para eso, podemos invitar a chicos y chicas a buscar entre las ilustraciones:
  • Una princesa con la lengua afuera y muy concentrada en su trabajo.
  • Una princesa con ideas “brillantes y fogosas”.
  • Una princesa que aprende a bailar y lo hace solita hasta que se le hinchan los pies.
  • Una princesa que juega sin miedo a que en el ajetreo “se le caiga la corona”.
  • Una princesa trabajando en equipo con las planchadoras y los soldados del palacio.
  • Una princesa que descubre que hay muchas personas afuera a quienes puede ayudar con solo hacer el trabajo que le gusta.

Reconocer estos dibujos y conversar contraponiéndolos al modelo de las princesas clásicas de Disney o Barbie permitirá reconocer la intertextualidad visual: encontrar cuáles son esas imágenes previas con las cuales la ilustradora dialoga, cuestiona, imita, ridiculiza, reacciona a los esquemas más vigentes.

Las princesas tienden a aburrirse 

El gesto del lector es siempre asociativo y, si lo que buscamos desde tan temprana edad es ayudar a los niños y niñas en la construcción de su propio “camino lector”, una buena manera de conseguirlo es proponer recorridos interesantes, tal vez preguntando:

–Hay muchos cuentos con princesas aburridas. ¿Quieren que leamos algunos más?

Aquí podemos sugerir, a modo de ejemplo, la cómica Historia de una Princesa, su papá y el Príncipe Kinoto Fukasuka,de la inefable María Elena Walsh. Un cuento en el que se hace pasar la jerga jerigonza por idioma japonés y se nos muestra una orientalísima princesa Sukimuki harta de estar quietecita en el jardín “papando moscas”.
https://www.youtube.com/watch?v=AcqlTCeaoh8

También podemos saltar de allí al álbum interactivo ¿Está lista la princesa?, de Graciela Repún y Florencia Esses, de Editorial Atlántida, que cuenta con la particular estética de la talentosa ilustradora Valeria Cis.

Los múltiples cruces entre estos textos pueden dar lugar a un jugoso diálogo sobre cuestiones de género, que se podría iniciar como hasta ahora hemos sugerido, con nuevas preguntas:
–¿Por qué creen que las princesas se aburren tanto? ¿Por qué les parece que necesitan desesperadamente “desaprincesarse”, como en el cuento de Repún?

Es imprescindible que estos diálogos se den del modo más espontáneo y natural posible, nunca de una manera forzada. Como bien aconseja Mempo Giardinelli:
“Al terminar la lectura deje pasar unos segundos y luego formule usted una pregunta. Entonces espere, vea qué sucede… pero sobre todo no caiga en la tentación de ‘dar una clase’, solamente charle, intercambie. Eso hará que todos se sientan más seguros y confiados, en especial si lo que ellos dicen es tenido en cuenta”.

Ideas para desaburrir princesas
Un par de preguntas más pueden detonar una nueva propuesta:

–Y ustedes… ¿Se sienten los príncipes y princesas de su casa? ¿Y cómo suelen solucionar el “problema del aburrimiento”?

El juego: invitar a los niños y niñas a plasmar en tarjetas de colores una idea para desaburrir princesas.
Una sola frase o dos en cada tarjeta, escritas como en el pictocuento de Graciela Montes y Elena Torres; con palabras (aquellos o aquellas que puedan) y con pequeños dibujitos. Luego, armar con esas tarjetas un “afiche recetario” por si una princesa aburrida apareciera por el aula en las semanas siguientes.


A seguir leyendo

Mientras el interés en el tema no decaiga, se puede continuar durante unos días haciendo “visitas lectoras” para conocer a las princesas de los cuentos clásicos: la del guisante, la durmiente, la caprichosa que rechaza tantas veces a su príncipe pobre y termina besándolo disfrazado de porquerizo.

Otra alternativa es la tierna pero feísima princesa creada por Ema Wolf para el cuento “Flori, Ataulfo y el dragón”, editado por Aique.

Recomendamos darse una vuelta por el extenso y rojo catálogo de Princesas olvidadas o  desconocidas de los absolutamente geniales Philippe Lechermeier y Rébecca Dautremer, de Editorial Edelvives.
Este álbum, de extrema belleza, contiene historias como la de Deletrea de Eritrea, la princesa que escribe, la de Tremenduskah, la princesa temible o Sapina, la princesa que se transforma con los besos. Incluye un croquis con divertidas tipologías de castillos, medios de transporte, baldaquinos, heráldicas, glosarios de léxicos imperiales, refranes y hasta recetas para cocinar princesas.


Este recorrido lector puede tener continuidad en EGB1 con la lectura de Florinda no tiene coronita, de Mercedes Pérez Sabbi, publicado por Edic SM, o Cuento con Ogro y Princesa de Ricardo Mariño, editado por Colihue.

➽Más recursos de ESI: