Bullying en niños pequeños.Cómo identificarlo y prevenirlo.

¿Qué es el Bullying?

Bullying es una palabra del inglés que podemos traducir al español como ‘acoso escolar’ o ‘intimidación’. Como tal, se refiere a la intimidación física y verbal de que son víctimas los niños y los jóvenes en la escuela, y que es ejercida por uno o varios compañeros.
Es una problemática social que comienza a tener cada vez más fuerza en el ámbito escolar donde la viloencia y/o acoso escolar entre pares se está viendo como algo bastante habitual.

¿Cuales son las características para que una agresión se considere bullying?

  • Debe existir un acosador y un acosado.
  • El hostigamiento puede ser realizado por un individuo o por un grupo.
  • Cuando es un grupo el que ejerce el hostigamiento, existe un líder quien idea las acciones, aunque no siempre sea él el que las ejecuta.
  • Tiene que haber disbalance de poder o de fuerza.
  • El agresor tiene una sensación de superioridad, que es transmitida por la sumisión o el temor del individuo acosado.
  • El hostigamiento tiene que ser repetido y sostenido en el tiempo.


Los actores asociados al bullying son tres:
  1. Víctima: Es quien sufre las agresiones. Suelen ser una persona tímida, insegura, que mantiene una excesiva protección de los padres, y es menos fuerte físicamente.
  2. Agresor: Es quien ejerce la violencia, el abuso o el poder sobre la víctima. Suele ser fuerte físicamente, impulsivo, dominante, con conductas antisociales y poco empático con sus víctimas.
  3. Espectador: Generalmente es un compañero que presencia las situaciones de intimidación. Puede reaccionar de distintas maneras, aprobando la intimidación, reprobándola o negándola.
El espectador desempeña un papel muy importante en la intimidación, ya que al reírse o pasar por alto el maltrato contribuye a perpetuarlo o reforzarlo. Asimismo, su participación para solucionar el acoso es fundamental, ya que puede contener el abuso si evita aplaudir o bien apoyar a las víctimas si denuncia las agresiones. Una de las estrategias más efectivas de reducir el hostigamiento es trabajar con el o los espectadores.

¿Qué tipo de Bullying es más frecuente?

El hostigamiento puede ser diferente según las edades, el género, el entorno, la reacción de los demás, la condición socioeconómica, etc.
El bullying puede ser :
  • Físico: incluye todo tipo de agresiones, como golpes, patadas y empujones, tirarle las cosas, robarle tareas o útiles, tirarle objetos, ensuciarlo,  etc.
  • Verbal:  se caracteriza por el empleo de insultos, burlas, apodos y humillaciones, que afectan psicológicamente al niño.
  • Exclusión social: ignorarlo, hacerle el vacío, inventar historias falsas, contar intimidades, no invitarlo a reuniones, no sentarse con él, etc.

No ser amigo de alguien NO es bullying.
No querer pasar tiempo con alguien NO es bullying.
Una pelea ocasional o por un tema puntual NO es bullying
Armar una estrategia para que nadie se acerque a alguien es bullying.
No es lo mismo  que los niños se peleen con alguien una vez o discutan en un juego, que  maltraten siempre a la misma persona, con intención de hacerla sentir mal.

¿ Existe Bullying en el Nivel Inicial?

Las estadísticas indican que la edad más frecuente de que aparezca bullying es entre los 7 y 14 años. Sin embargo hay conductas que aparecen en niños más pequeños, aunque son difíciles de medir.

Según lo indica la licenciada María ZySman en su artículo  ¿Bullying en el Jadín de Infantes? "podemos ver cómo en el nivel inicial pueden surgir juegos y conductas con la intención de excluir y también cómo se pueden identificar ciertos roles. Hay niños y niñas con mucha más habilidad que otros para justificar y justificarse. Sin embargo, esto no significa que la dinámica bullying se instale a esta edad.
Para estructurar una dinámica bullying tenemos que pensar en niños o niñas que puedan armar estrategias, sostener un plan y llevarlo a cabo.
Si bien desde chiquitos podemos observar conductas que de no ser atendidas pueden encaminarse hacia el hostigamiento, no considero que sean necesariamente dinámicas bullying. Los chiquitos pueden pelear por un juguete, por la atención docente, por un lugar en una ronda. Los niños a esa edad son egocéntricos, están aprendiendo a compartir un espacio y a conocer otros puntos de vista, otras formas de ser y de jugar".

Un niño a esa edad puede tener una conducta de hostigamiento por un motivo un día y al siguiente olvidarse que eso ocurrió si no aparece el mismo estímulo.
Sin embargo, podría considerarse a estas conductas “probullying”, que cuando son reforzadas por el entorno o no son interrumpidas por los maestros, se consolidan como modelo de éxito. Esto es lo que aplicará más adelante cuando pueda organizar su conducta hasta llegar a una situación real de bullying.

En edades tempranas el maltrato  más frecuente es el físico directo (pegar, empujar) y el social directo (no dejarlo jugar).
Las formas indirectas (hacer que los demás no jueguen con él) necesitan más planeamiento y ya empiezan a observarse en niños más grandes.

Determinar e identificar el bullying en etapa escolar es algo compleja, puesto que los niños pelean entre sí, ya que les ayuda a aprender habilidades sociales como la tolerancia, el perdón, la negociación y la frustración. No obstante, los educadores debemos estar atentos a  cuando estas situaciones normales y comunes en los niños se  convierten en algo más.


Algunas señales para detectar el bullying

1) Baja Autoestima: En lugar de hacer que los niños sean más fuertes emocionalmente, las peleas por bullying hacen que uno de ellos sufra de autoestima baja, ansiedad y miedo.

  Los padres pueden  observar que su hijo:
  • Ya no le gusta ir al jardín (y antes le encantaba)
  • Se queja de dolores de cabeza o estómago a la hora de ir al colegio. 
  •  Ya no quiere jugar con un niño que antes era su amigo.
  •  Constantemente cuenta que un chico lo está “molestando”.
  •  Se vuelve introvertido o deprimido.
  •  Dice cosas malas sobre si mismo como, “soy tonto” o “nadie me quiere”.
  •  Suele tener heridas y moretones y haberse “olvidado” como las obtuvo.
2) Intención: Los conflictos por bullying no son algo del momento, sino algo perdurable en el tiempo. En una pelea del momento, ambos niños estarán sufriendo o enojados. En un acto de bullying, uno de los niños puede estar sonriendo, mostrando que esa era su intención.

3) Comportamiento secreto: Los bullies ( niños agresores) saben que lo que hacen está mal. Por lo tanto, intentarán esconder su comportamiento de los papás o profesores.

4) Liderazgo: Los bullies suelen ser líderes de grupos, y convocar a otros a comportarse de la misma manera. Por ejemplo, al excluir a un niño de un grupo, el bully puede lograr que todos lo rechazen..


¿Cómo pueden los maestros de educación inicial ayudar a prevenir el acoso escolar?
 (Extraído de https://www.stopbullying.gov/)

Las experiencias durante los años de la niñez temprana son elementos importantes para ayudar a los niños a desarrollar las destrezas que les permitan formar amistades saludables y aprender a reducir comportamientos agresivos como el acoso escolar (Hanish et al., 2004). Al instruir a los niños sobre las habilidades pro-sociales, tales como compartir, ayudar e incluir a los demás, los educadores   pueden evitar la ocurrencia, recurrencia o intensificación del acoso escolar (Ostrov et al., 2009).
  • Analizar y modelar un comportamiento positivo y otras formas en que los niños pequeños pueden hacer amigos y relacionarse con sus compañeros. Ofrecer las palabras y acciones que necesitan para tener éxito. Los educadores pueden ayudar y reforzar los comportamientos esperados a través de los elogios apropiados para el desarrollo (por ejemplo, “atrapar” a los niños en el acto de relacionarse bien con sus compañeros y recompensarlos rápidamente con elogios), al practicar formas en las cuales los niños pueden unirse y tomar turnos para jugar con los demás, y al ser inclusivos. Pueden corregir las maldades al hablar sobre las consecuencias físicas y emocionales que el niño puede experimentar como resultado de palabras y acciones perjudiciales. 
  • Establecer reglas claras para el comportamiento. Supervisar las interacciones de los niños de manera cuidadosa (incluido en su casa) y participe rápidamente para detener comportamientos agresivos o redirigirlos antes de que se produzcan. Hay que tener en cuenta que no es suficiente establecer normas con consecuencias para los comportamientos inapropiados. Los niños pequeños necesitan recordatorios constantes de cómo se espera que se comporten y, si violan las reglas, deben recibir explicaciones prácticas acerca de por qué su comportamiento fue hiriente. Se deben evitar las estrategias de disciplinas duras e inflexibles. 
  •  Estar vigilantes sobre la agresión y el acoso escolar entre niños. 
  • Valorar la bondad. Aunque los niños pequeños pueden no entender el término “acoso escolar” o cómo difiere de otras formas de agresión (o “ser malo”), es conveniente hablar acerca de comportamientos que hieren a los demás y demostrar que el maestro valora la bondad. En última instancia, lo más importante es reforzar el mensaje de que la agresión no es aceptable.
  •  Usar las consecuencias apropiadas para la edad para el comportamiento agresivo y pedir a los niños que realicen reparaciones simples de los daños causados por su agresión (ya sea accidental o “a propósito”). Los adultos pueden ayudar a los niños a encontrar una acción que tenga el propósito de “corregir” el daño que puedan haber causado (por ejemplo, ayudar a reconstruir una estructura de bloques derribados, reemplazar un pedazo de papel roto o lápices de colores, decir o hacer algo amable o agradable). Cuando sean sinceros, también puede ser apropiado alentar a los niños a decir “lo siento”. 
  • Ayudar a los niños a aprender a sustituir la agresión con comportamientos alternativos. Modelar acciones adecuadas y sugerir el uso de palabras no agresivas con sus compañeros, y elogiar mucho a los niños cuando tengan una conducta apropiada.
  • Enseñarles a informar a un adulto. Explique con frecuencia lo que los niños deben hacer en caso de que sean tratados de una manera que les haga sentir incómodos,molestos o tristes, o si presencian cuando le hacen daño o acosan a otros niños. A esta edad, los niños deben aprender a decir “DETENTE” y recurrir de inmediato a un adulto.

En caso de que se detecte un caso de bullying hay que:
  • En primer lugar detener la agresión
  • Citar a los padres del agresor y del agredido para informar la situación (por separado)
  • Intentar que el agresor se identifique empáticamente con el acosado
  • Elaborar con el hostigador un compromiso por escrito de no agresión
  • Enseñar técnicas de afrontamiento al hostigado para que pueda afrontar futuras situaciones conflictivas (mejorar habilidades sociales y de comunicación)
Que NO hay que hacer si un padre detecta que están hostigando a su hijo
  • Ir a hablar con los padres del agresor: personal o telefónicamente.
  • Ir a protestar agresivamente al colegio: perderá veracidad el hecho
  • Incitar a que el niño se defienda: si no lo hace es porque no puede
En el siguiente link encontrarán un interesante documento con propuestas de actividades para trabajar el tema del bullying con niños de primaria. Incluye láminas  con ilustración de situaciones que pueden utilizarse también en el nivel inicial.
http://www.bastadebullying.com/pdf/

"Previniendo el bullying a través del desarrollo humano" es un manual  que ofrece una información muy completa y una serie de actividades para realizar con los niños y padres sobre prevención y canalización  y expresión de emociones .
https://www.savethechildren.mx/sites/savethechildren.mx/


Fuentes:
Guía para la prevención del acoso escolar
Cómo prevenir el bullying desde el Jardín de Infantes.
Bullying Preescolar: cómo identificarlo y cómo detenerlo.Revista Carrusel 
Señales de Alerta de Bullying o Acoso. Geoalud.com
¿Bullying en el Jadín de Infantes?Lic.María ZySman 


8 comentarios :

  1. En algunos sitios el problema es muy grande y preocupante.
    Gracias por la información.
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad Blanca.Gracias por pasar a dejar tu comentario.
      Besitos.

      Eliminar
  2. Muy buena la información y muchas gracias por los enlaces para continuar leyendo y aprendiendo sobre este tema. Muchas veces resulta difícil enfrentar este tipo de problemas en las instituciones educativas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirian.Sí, es un tena preocupante y difícil de abordar. Por so es importante informarse y estar muy atentos para prevenir lo más que se pueda.
      Saludos

      Eliminar
  3. Excelente entrada, Sandra, muchas gracias por compartirla. Me ha encantado el enfoque con el que has tratado el tema. Muy práctico. Gracias de nuevo. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola!!Que gusto tenerte de visita. Me alegra mucho que te haya interesado la entrada.Muchas gracias!!
      Cariños

      Eliminar
  4. un enorme problema que llevamos años y años padeciendo en todos los colegios.
    Excelente reflexión sobre el tema y excelente entrada, como todas las tuyas.
    miles de besos transoceánicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no es un problema nuevo, como bien decís hace años que existe, y antes ni siquiera tenía nombre...
      Muchas gracias Blanquita, aquí va un gran abrazo transoceánico.

      Eliminar