El corcho.Cuento para reflexionar con los docentes.


La actitud creativa termina con los lamentos y las excusas. Es calidad de percepción, acción inteligente que nos permite superar los conflictos con la riqueza de alternativas que nos ofrece cada situación.

La creatividad despierta el poder que duerme en nuestra imaginación; es osadía, aventura para descubrir y aprender de los cambios; es respuesta hábil, no impotencia explicada o reclamo por lo que nos falta.


Hace años, un supervisor visitó una escuela primaria. En su recorrida observó algo que le llamó poderosamente la atención: una maestra estaba atrincherada atrás de su escritorio, los alumnos hacían gran desorden; el cuadro era caótico.

Decidió presentarse:

- "Permiso, soy el supervisor de turno...¿algún problema?"
- "Estoy abrumada señor, no se qué hacer con estos chicos... No tengo láminas, el Ministerio no me manda material didáctico, no tengo nada nuevo que mostrarles ni qué decirles..."

El supervisor, que era un docente de alma, vió un corcho en el desordenado escritorio. Lo tomó y con aplomo se dirigió a los chicos:
- "¿Qué es esto?"
- "Un corcho señor"... gritaron los alumnos sorprendidos.
- "Bien, ¿De dónde sale el corcho?"
- "De la botella señor. Lo coloca una máquina...", "del alcornoque, de un árbol .... "de la madera...", respondían animosos los niños.
- "¿Y qué se puede hacer con madera?", continuaba entusiasta el docente.
- "Sillas...", "una mesa...", "un barco..."
- "Bien, tenemos un barco. ¿Quién lo dibuja? ¿Quién hace un mapa en el pizarrón y coloca el puerto más cercano para nuestro barquito? Escriban a qué provincia argentina pertenece. ¿Y cuál es el otro puerto más cercano? ¿A qué país corresponde? ¿Qué poeta conocen que allí nació? ¿Qué produce esta región? ¿Alguien recuerda una canción de este lugar?"

Y comenzó una tarea de geografía, de historia, de música, economía, literatura, religión, etc.

La maestra quedó impresionada. Al terminar la clase le dijo conmovida:
- "Señor, nunca olvidaré lo que me enseñó hoy. Muchas Gracias".

Pasó el tiempo. El supervisor volvió a la escuela y buscó a la maestra. Estaba acurrucada atrás de su escritorio, los alumnos otra vez en total desorden...

- "Señorita...¿Qué pasó? ¿No se acuerda de mí?"
- "Sí señor, ¡cómo olvidarme! Qué suerte que regresó. No encuentro el corcho ¿Dónde lo dejó?"

Enrique Mariscal de“Cuentos para regalar a personas inteligentes”

Enrique Mariscal. Graduado en Filosofía, en Ciencias de la Educación y en Psicología,es especialista en Planificación de Recursos Humanos (Unesco/Cepal) .Director de la Dirección de Carrera y Formación Docente de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, y al mismo tiempo es consultor de Educación Médica de la OMS (Naciones Unidas).


Y aquí les dejo otras ideas para hacer con un corcho:

Si quieren ver más no duden en visitar esta creativa página:Fem manuals, dedicada a las actividades plásticas para niños .

9 comentarios :

  1. Hola Sandra!! Una historia maravillosa, de amor a la docencia. Ojalá todos tuvieran esas ganas de enseñar, esa paciencia admirable. Yo te imagino así amiga.
    Besosssss

    ResponderEliminar
  2. genial!,ya paso por la página,aunque no trabaje más me gusta tener ideas para mis peques y sus compañeritos
    Besis!
    cuando puedas me gustaría q ue pases por la pagina de mi amiga jardinera y escritora
    http://eljuglarinicial.com.ar/

    Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Perdón por mi ausencia de estos días.. no me siento muy bien de ánimos.. Ya mas tranquilo me pondré al día con sus blog.. mas adelante.
    Lo siento.

    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  4. Y sí Gabriela...la paciencia es una de mis "virtudes" y creo que para enseñar es imprescindible.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Sandra por el dato, ya mismo la visito!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. En este Jueves.. paso solo a saludarte y desearte un bello fin de semana.

    Sabes....
    ¿Con qué se alimenta una flor?
    Con muchas gotitas de amor...
    Grandes partículas de amistad...
    Gran dosis de paciencia...
    Y sobre todo; con infinitas dosis de humanidad.
    Tú eres la flor de mi amistad...
    ¡No la dejes secar, por favor!

    Gracias por tus comentarios besitosss

    ResponderEliminar
  7. Gracias amiga por tu visita,siempre llena de poesía...
    Cuidemos la flor de nuestro jardín!
    Besitos y buen día!!!

    ResponderEliminar
  8. HOLA SANDRA LUZ! BUENÍSIMA LA HISTORIA, OJALÁ TUVIÉRAMOS MUCHOS SUPERVISORES ASÍ!
    TE DEJO MI ABRAZO Y LA INVITACIÓN PARA QUE VISITÉS MI BLOG.

    ResponderEliminar
  9. Hola Tihada!Bienvenida a mi sala amarilla.Con gusto te visitaré.
    Besitos!

    ResponderEliminar