16 ene 2021

Propuestas para trabajar la medida(capacidad) en el nivel inicial


Para iniciar a los niños en los procesos sociales de la medición, se deben brindar oportunidades a fin de que puedan vincular aquellos conocimientos que construyeron en el entorno cotidiano sobre mediciones y medidas de diferentes magnitudes (longitudes, capacidades) con los contenidos de enseñanza. De ese modo, podremos ampliarlos y cargarlos de sentido.

El abordaje de estos contenidos, desde el enfoque de la resolución de problemas, implica la construcción de saberes por parte del niño en interacción con su entorno y con un docente con una clara intencionalidad pedagógica. Es este docente el que propone y organiza situaciones didácticas en las que medir sea una herramienta útil para solucionar problemas.

Las siguientes propuestas , referidas al Eje Medida -y en particular la magnitud capacidad-, pretenden, partiendo de los saberes del grupo escolar, modificar, complejizar y ampliar los conocimientos de los niños.

Se propone generar un ámbito de aprendizaje compartido, orientando a los niños en la búsqueda de respuestas a interrogantes del tipo: ¿Qué significa medir?, ¿para qué sirve medir?, ¿cómo podemos medir?, ¿con que instrumentos creen que podemos medir?

►Experiencias con agua

Actividad N° 1:

Se dividirá al grupo en dos equipos que representen un color. Los equipos se colocarán formando una fila. Cada grupo tiene dos baldes, (como baldes se usan recipientes de plástico, de pintura o de helado de forma cilíndrica) uno lleno de agua (del color del equipo) en el punto de partida, y otro vacío, en el punto de llegada.

El juego consiste en llenar el balde vacío transportando agua en un vaso. Termina el juego cuando todos los integrantes del equipo hayan pasado. Luego, en ronda, se les presentará diversas varillas (largas, cortas, etc.). Se les preguntará con cuál creen que es posible medir. Se elegirán, entre todas, las más adecuadas (siempre y cuando sean las dos iguales). Un integrante del grupo deberá introducir la varilla en el agua, sacarla y luego comparar ambas varillas, para determinar el ganador.

Variantes de juego:

- Se realiza el mismo juego, pero utilizando dos vasos.

- Se realiza el mismo juego, pero utilizando una jarra en lugar de la varilla para medir la cantidad de agua obtenida. Por ejemplo: cuántas jarras se pueden llenar con el agua del balde, determinando el ganador.

En todas las opciones, cada equipo deberá registrar sus resultados y luego se hará una puesta en común.


Actividad N° 2:

En una mesa se colocarán botellas de diversos tamaños (500 ml, 1 litro, 1 ½ litro, 2 litros), una jarra con agua y vasos descartables y se les preguntará: ¿con cuántos vasos creen que se llenará la botella de 500 ml? Se registrará las respuestas de los chicos y luego se comenzará a llenar y a contar los vasos que se necesitan, colocándolos delante de la botella, luego constatamos con las respuestas dadas. La nueva pregunta será: Entonces, ¿con cuántos vasos se llenará la botella de 1 litro?

 El mismo procedimiento se realizará con todos los tamaños de botellas.

Variantes de juego:

- Se realizará la misma actividad, pero utilizando vasos más grandes para llenar las botellas.

- Se realizará la misma actividad, pero empleando una botella de 500 ml para llenar las más grandes.

- Se hará por mesas, con la misma consigna, pero cada grupo utilizará una unidad de medida diferente, por ejemplo: dos grupos utilizarán un vaso pequeño, otros dos un vaso grande. Cada grupo registrará y luego se hará una puesta en común y se realizará la experiencia para toda la clase.

Actividad N° 3:

En una jarra colocar un litro de agua, utilizando una botella para llenar, colocar un sobre de jugo y mezclar. Se les preguntará a los niños: ¿Cuántos vasos se pueden llenar con 1 litro de jugo? ¿Alcanzará para todos nosotros? Se registrará todas las respuestas.

Luego se procederá a llenar. ¿Cuántos vasos se llenaron con 1 litro? ¿Y si preparo 1 litro más de jugo, cuántos vasos más tendré? ¿Me alcanzará? Luego registrar cuántos vasos se necesitaron para los dos litros de jugo.

Variantes de juego:

- ¿Cuántos vasos necesito para llenar la jarra? Registrar y comprobar.

- Se les mostrará diferentes vasos con marcas (graduados). Luego se formarán grupos de 2 o 3 integrantes. Se les dará la siguiente consigna: cada uno de ustedes deberá sacar el vaso o taza que trae para el desayuno/merienda, se les entregará la jarra con jugo. Se les preguntará: ¿en cuál de los vasos o tazas entra más? Para comprobarlo, utilizarán los vasos con marcas. Una vez resuelta la consigna, cada grupo deberá explicar a los otros grupos los pasos realizados y si tuvieron alguna dificultad. Por ultimo deberán ordenar los vasos de acuerdo a su capacidad

Actividad N° 4:

Se les brindará tres recipientes de diversos tamaños (grande, mediano y chico). Se les pedirá que los observen y que elijan uno donde se pueda colocar agua y que alcance para todos los integrantes de la sala. Comprobar si nos alcanza para todos, utilizando vasos.

Variantes de juego:

- Elegir el recipiente indicado para servir agua para 10 compañeros. Comprobar si ese recipiente elegido alcanza para los 10.


Actividad N° 5:

Se les presentará a los niños un balde transparente con tres marcas (mínimo, medio y máximo) y vasos descartables. Se les preguntará ¿Cuántos vasos se necesitan para llegar al mínimo? Registrar y luego comprobar. ¿Y para el medio? ¿Y para el máximo?

Luego, se realizará el mismo juego (carrera de agua), observar a qué marca llegó cada grupo y registrar según los vasos equivalentes a cada marca. Por ejemplo: el equipo rojo llegó a la marca media, es decir que es igual a 13 vasos. En caso de que no llegue o se pase de una marca, estimar la cantidad de vasos y corroborar.

Actividad N° 6:

Situación problemática con diversos resultados, los dos correctos. ¿Por qué? En dos grupos, cada equipo, con vasos de distintos tamaños. ¿Cuántos debió usar cada grupo para llenar la jarra? Por ejemplo: Grupo 1: 5 vasos, Grupo 2: 15 vasos. ¿Los dos resultados son correctos? Cada grupo presentará sus registros y comparamos las unidades


Tomado de la secuencia didáctica:“En el jardín también medimos..." .Autores: Suarez Ana María, Nadaya Silvia Delia, Guerrero Ana Carolina. 

Ver documento completo en:  https://www.igualdadycalidadcba.gov.ar/S

 

Situaciones destinadas a la medición de pesos y capacidades (con instrumentos convencionales)


La preparación de diferentes alimentos puede ser una situación propicia para trabajar los contenidos referidos a la medición de pesos y capacidades. Es una práctica habitual en las distintas secciones preparar bombones, rellenar galletitas con dulce, diluir jugos concentrados en agua o hacer ensalada de frutas. La pregunta es, ¿qué sentido didáctico tienen esas prácticas? Es decir, ¿qué contenidos se pueden trabajar en estas propuestas?

Si a esas mismas actividades se las presenta como un problema a resolver, los niños podrán tomar contacto con contenidos de enseñanza referidos a la matemática.

Sería interesante que el maestro escriba recetas con las informaciones necesarias para preparar alimentos, diferenciando el listado de ingredientes de las instrucciones para su preparación. Por ejemplo:

Ensalada de frutas

Ingredientes

400 g de manzanas

500 g de bananas

250 g de naranjas

250 g de mandarinas

200 g de azúcar

300 cm3 de jugo de naranjas

Preparación

Pelar las frutas y cortarlas en pequeños trozos. Colocarlos en un recipiente, agregar el azúcar y mezclar bien. Agregar el jugo de naranjas y servir.

El primer problema que se puede plantear a los alumnos luego de que la maestra lea la receta es cómo hacer para “medir” cada uno de los ingredientes necesarios. Esta tarea puede realizarse por medio de distintos intermediarios:

balanza;

medidores de plástico de volumen y capacidad;

tazas que equivalgan a 200 g (o 200 cm3) por ejemplo.

Si se dispone de todos esos recursos, los alumnos, organizados en pequeños grupos, podrán decidir cuál de ellos utilizar. Si bien las cifras involucradas seguramente no podrán ser “leídas” por los niños, sí podrán comparar los números escritos en la receta con los números que figuran en la balanza o el medidor, y establecer si son iguales o no.

Una cuestión importante es decidir cómo organizar la sala para que todos los alumnos puedan participar activamente de los problemas que plantea la situación. Si la ensalada fuera preparada por todo el grupo, seguramente sólo algunos alumnos podrán tomar contacto con la situación, decidir qué instrumento utilizar, medir, discutir acerca de cómo hacer para saber cuál es el número que figura en la receta. En cambio, si la sala se organiza en pequeños grupos y a cada uno de ellos se le pide que se haga cargo de preparar una de las frutas, las posibilidades de participar se incrementan y en consecuencia la situación adquiere mayor sentido didáctico.

Los intercambios posteriores entre los diferentes grupos acerca de qué dificultades tuvieron durante la preparación, cómo hicieron para medir, por qué eligieron usar ese instrumento y no otro, etcétera, favorecerán la toma de conciencia de las relaciones que el maestro decidió trabajar.

Tomado de : Quaranta,María Emilia y Ressia de Moreno, Beatriz.(2009). La enseñanza de la Geometría. Serie desarrollo curricular. La Plata: Dirección General de Cultura y Educación.


4 comentarios:

  1. Muy interesante para resolver problemas de medida. Siempre muy completo.
    Un abrazo,Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marisa por valorar la publicación.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. ¡Qué actividades tan interesantes, Sandra! Gracias por compartirlas.
    Feliz finde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar