Textos sobre el valor de educar y ser maestros.

Ilustración de Mauricio Maggiorini Tecco

"En  las  cosas  del  saber  y  del  vivir,  sólo  se  gana  lo  que  se  da,  sólo  se  pierde lo que se guarda”Estas son las sabias  palabras  del  poeta Antonio  Machado,  que  nos  hacen reflexionar sobre la grandeza y  la miseria del ser humano. Dilema entre egoísmo y generosidad; dilema que, para un maestro, no es nunca tal, porque sabe conjugar, en sí mismo, tanto grandeza, como generosidad.
Porque qué gran verdad nos supo expresar Henry Adams al decir Un Maestro trabaja para la eternidad. Nadie puede predecir dónde acabará su influencia”. Un  maestro es sembrador de eternidad. Un ser que da, que siempre da, que no se cansa de dar. Un ser que dando, vive, y no sólo existe. Aquél que educa, forma y forja para la vida, más allá del fluir de los tiempos.

Hoy en Mi Sala Amarilla a pocos días de festejarse el Día del Maestro en Argentina comparto una selección de textos de  diferentes autores que logran transmitir el verdadero valor de la palabra educación y maestro.

"Hablaré del valor de educar en el doble sentido de la palabra "valor": quiero decir que la educación es valiosa y válida, pero también que es un acto de coraje, un paso al frente de la valentía humana. Cobardes o recelosos, abstenerse. Lo malo es que todos tenemos miedos y recelos, sentimos desánimo e impotencia y por eso la profesión de maestro-en el más amplio sentido del noble término, en el más humilde también- es la tarea más sujeta a quiebras psicológicas, a depresiones, a desalentada fatiga acompañada por la sensación de sufrir abandono en una sociedad exigente pero desorientada. De ahí nuevamente mi admiración por vosotras y vosotros. Y mi preocupación por lo que os-nos-debilita y desconcierta."
Savater, Filósofo y escritor español.
"Ser maestro es un acto de fe. Fe en la posibilidad de cambiar el mundo educando, fe en el individuo, fe en la supremacía de la riqueza intelectual.
Ser maestro es un acto de amor. Porque la entrega de uno mismo está implícita en la tarea, porque se da a manos llenas sin esperar retribución.
Ser maestro es un ser soñador. Creer – más allá de esta época frívola y escéptica – en el espíritu del hombre. Y creer que algún día, al final del camino, podremos entregarle esa antorcha a un discípulo, a otro soñador."
 Texto tomado del libro: “Vocación de enseñar” de Lidia María Riba.
Editorial – Vergara & Riba 2005

Si en cada clase tuya tratas de renovarte,
Si sabes utilizar un método sin convertirlo en esclavo,
Si sabes estudiar lo que creías saber,
Si sabes enseñar y aún más: aprender,
Si sabes enseñar y aún más: educar,
Si tus alumnos anhelan parecerse a ti……
Entonces tú eres maestro.
 Grabiela mistral, poetisa chilena


- No educas cuando impones tus convicciones, sino cuando suscitas convicciones personales.
- No educas cuando impones conductas, sino cuando propones valores que motivan.
- No educas cuando impones caminos, sino cuando enseñas a caminar.
- No educas cuando impones el sometimiento, sino cuando despiertas el coraje de ser libres.
- No educas cuando impones tus ideas, sino cuando fomentas la capacidad de pensar por cuenta propia.
- No educas cuando impones el terror que aísla, sino cuando liberas el amor que acerca y comunica.
- No educas cuando impones tu autoridad, sino cuando cultivas la autonomía del otro.
- No educas cuando impones la uniformidad que adocena, sino cuando respetas la originalidad que diferencia.
- No educas cuando impones la verdad, sino cuando enseñas a buscarla honestamente.
- No educas cuando impones un castigo, sino cuando ayudas a aceptar una sanción.
- No educas cuando impones disciplina, sino cuando formas personas responsables.
- No educas cuando impones autoritariamente el respeto, sino cuando lo ganas con tu autoridad de persona respetable.
- No educas cuando impones el miedo que paraliza, sino cuando logras la admiración que estimula.
- No educas cuando impones información a la memoria, sino cuando muestras el sentido de la vida.
- No educas cuando impones a Dios,sino cuando lo haces presente con tu vida.
René Trossero, escritor y psicólogo argentino


8 comentarios :

  1. Claro que si !
    Gracias a los Mestros por ser faros de luz, y sobre todas las cosas enseñar a volar...maravilla de maravillas.
    Un cariñoso abrazo querida Sandra y que tengas un súper-feliz Día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias querida Adri.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Qué lindos textos, Sadra!!! Me los quedo todos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un lindo homenaje para los maestros, ¡Felicidades en su día!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar