28 jun 2019

Cómo era la Casa Histórica de la Independencia

La Casa de la Independencia en 1868,
 antes de su casi total demolición
 ( Foto Paganelli Angel)

Cuando hacemos mención a la casa donde se declaró la Independencia  es común nombrarla cariñosamente por su diminutivo: "Casita de Tucumán", y esto puede darnos la visión de que era una casa de pequeña dimensión, sin embargo se trataba de una casona típica de la época colonial.
Este tipo de casas tan grandes y en las inmediaciones de la plaza estaban reservadas a las familias más importantes de Tucumán,
En algunas imágenes podemos encontrarla representada con paredes de color amarillo  y las ventanas y puertas verdes, pero sus colores originales fueron blanco para las puertas y azul para las aberturas.

La Casa de Tucumán, cuya denominación correcta es Casa Histórica de la Independencia, era una edificación de estilo señorial, compuesta por tres pabellones paralelos a la calle unidos por cuatros y galerías, definiendo patios con distintas jerarquías.

En el primer pabellón se ubicaban las habitaciones de la familia y las salas de reunión; en el segundo y más importante, el dormitorio principal, la gran sala y el comedor; y, hacia el fondo, el pabellón de las “oficinas de los criados”, donde se encontraban las habitaciones de criados y esclavos, la cocina y las letrinas.

Respecto de su construcción, cuenta que estaba hecha casi exclusivamente con recursos locales. Los techos eran de tejas musleras, de esas que se fabricaban usando como molde los muslos de operarios y asentadas simplemente con barro sobre cañizo y tirantes de madera; los revoques también eran de barro y estaban blanqueados a la cal. Los pisos de los ambientes principales eran de baldosas de barro cocido y los patios, de tierra. Solo vinieron de otras latitudes las rejas, los herrajes, los vidrios y los pigmentos para las pinturas.

Desde 1812,  había sido utilizada por el Estado, primero como cuartel general del ejército y más tarde,como sede de la Aduana, las Cajas Generales y el Almacén de Guerra. Hasta que en febrero de 1816, a solo unos meses del día histórico, la Casa de los Bazán-Laguna pasó a ser la sede del Congreso de las Provincias Unidas del Río de la Plata y por esa razón  fueron necesarias una serie de reparaciones y reformas.
Casa histórica.Salón principal

La Casa Histórica de Tucumán, cuya construcción original es de fines del siglo XVIII, sufrió diversas intervenciones y demoliciones parciales.

En 1874 el gobierno de Domingo Faustino Sarmiento la compró para destinarla como sucursal del Correo y continuar así la obra de Bartolomé Mitre.

En 1904, sólo se conservó el salón donde se juró la independencia, protegido por un edificio llamado "Templete".

Recién en 1943 el gobierno del general Pedro Pablo Ramirez ordenó su reconstrucción, pero por un error se la pintó de amarillo y verde en desmedro de sus colores originales.

Los colores amarillo y verde se originaron en el óleo sobre madera que el artista Genaro Pérez realizó a finales del siglo XIX, titulado "Frente de la casa en que se reunió el Congreso de Tucumán, 1816", cuyo original se encuentra actualmente en el Museo Histórico Nacional.

Óleo de Genaro Pérez.
Un estudio histórico de 1996 determinó que debía tener los colores blanco y azul; los colores patrios aprobados por la Asamblea del Año XIII.
Documentos existentes en el Archivo Histórico de la Provincia de Tucumán dan fe que el Congreso de 1816 encargó la compra de pintura "Azul Prusia" para puertas y ventanas de la casa y de cal para blanquear los muros.
Así se recuperó ese color, que se mantiene desde entonces.
En la reparación ya no se usa cal para las paredes porque se vuela y queda en las manos de quien la toca.
La Casa Histórica de Tucumán en la actualidad

Hoy la Casa Histórica  es Monumento Nacional y sede del Museo de la Independencia; cuenta con ocho salas destinadas a exposiciones permanentes, archivos documentales y de noticias, una biblioteca y una fototeca.

Podrán leer más  acerca de la historia  de la Casa de Tucumán en este enlace:  https://casadelaindependencia.cultura.gob.ar/media/uploads/site-16/multimedia/5-historia-de-la-casa.pdf

8 comentarios:

  1. Qué interesante información!!! estupendo para hacer una visitilla por esos lares en los que hará fresquito, porque aquí nos achicharramos!!!!!

    Besitos, querida amiga.

    ResponderEliminar
  2. ¡Me encanta esa foto antigua de la casa de Tucumán!, pero también me gusta la casa en la actualidad, se ve que no ha perdido ese sabor de antes que la hace tan señorial. Me gusta mucho.
    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bien que se conserven los monumentos antiguos y se los ponga en valor! Son importantes para conocer nuestra historia.
    Feliz finde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a lo creo Anabel, ellos son parte de nuestra historia.
      Buen finde.
      Beso grande.

      Eliminar
    2. Siempre quise la casa de tucumán,cuando pienso en ella me siento mejor y más relajada,besos Sandra xxx

      Eliminar