29 ene. 2019

Cómo enseñar a los niños. José Antonio Fernández Bravo


Comparto con ustedes este  extracto de la intervención del doctor en Ciencias de la Educación, José Antonio Fernández Bravo, en el foro Aprendemos Juntos.

Bajo el título “Todo lo que me enseñaron los niños”, el reconocido educador e investigador, relata una serie de anécdotas y vivencias de su dilatada trayectoria profesional a partir de las cuáles ha desarrollado su método de enseñanza que está dando excelentes resultados.

En este contexto, subraya que “fueron los niños los que me enseñaron a enseñar”.
Con gran sensibilidad y sentido del humor, reflexiona sobre lo que ha aprendido de sus alumnos a través de la escucha y la observación. “Los niños me enseñaron que no existe método de enseñanza superior a la capacidad de aprendizaje de la mente humana”, sostiene.
"Dime tres frutas, le dije al niño. Tres melocotones, me respondió". "Que las respuestas que obtenemos de los niños no coincidan con las que esperamos no significa que no razonen". ¿Aprenden mal o enseñamos mal? ¿No razonan o simplemente razonan diferente a mí?
José Antonio Fernández Bravo defiende que se debe enseñar desde el cerebro del que aprende. ¿Qué implican sus palabras? De entrada, que el profesor tiene que escuchar, ponerse en la piel del alumno y tomar conciencia de que “en lo que dicen los niños hay siempre un por qué lógico”. La misión del docente, pues, según Fernández Bravo, consiste en “estudiar la causa que ha generado una determinada respuesta” y canalizarla mediante un itinerario pedagógico concreto.
"Escuchar es permitir que nuevos horizontes se abran, que nuevos canales se concreticen. He dedicado mi vida a escuchar y son los niños los que me han enseñado a enseñar. Me hice maestro para seguir al niño, no al programa; para sacarle adelante, para estudiar sus inquietudes y sus necesidades, y distinguir las necesidades del que aprende de los deseos del que enseña".
Doctor en Ciencias de la Educación, investigador y escritor, este docente madrileño también cuenta con tres maestrías sobre lógica, formación del profesorado y diseño educacional. Aunque la palabra que mejor define a Fernández Bravo es “maestro”.

Observar y “enseñar desde el cerebro del que aprende” son los pilares de su fórmula pedagógica.

Es autor de más de un centenar de obras sobre educación y aprendizaje. Goza de reconocimiento nacional e internacional por su carácter innovador y por la brillante adaptación de la función docente en la didáctica de la matemática.

Ocho son las acciones para la intervención educativa que envuelven su pensamiento pedagógico:
1. Provocar sonrisas en el que aprende. 
2. Abrir nuestra mente para ESCUCHARLES. 
3. Entender sus preocupaciones, sus ilusiones y sus necesidades.

4. Despertar la curiosidad y las curiosidades.

5. Lograr que crean en sí mismos. 
6. Conseguir que sean los creadores de algo y que sean conscientes de ello.

7. Desarrollar un pensamiento crítico y positivo.
 8. Permitir que participen con el mundo, que dialoguen con el universo, haciendo uso de: la claridad, el empeño, el trabajo y el amor.


 El maestro ideal, según Fernández Bravo

El maestro ideal es aquel que produce aprendizaje, y como un niño aprende cuando quiere aprender, lo primero es conseguir que quiera hacerlo. Dicen que la primera fase para resolver un problema es comprender un problema, pero no es cierto; la primera fase es ‘querer resolverlo’. Por eso el maestro ideal es aquel que permite que el alumno crea en sí mismo, que aprenda. Actualmente estamos confundiendo muchas cosas y estamos enseñando a los niños a poner la mesa, pero no les estamos enseñando a hacer garbanzos, y los garbanzos son fundamentales; es el saber. Y no podemos olvidar que hay que saber matemáticas, y hay que saberlas bien, pero la matemática es un medio, no es un fin. Es decir, ¿qué hago yo con las matemáticas para que tú desarrolles tu pensamiento, qué hago yo con las matemáticas para que tú seas mejor persona, para que crezcas cultural y socialmente? ¿Te planteo actividades del tipo cinco más tres igual a, para que pongas ocho, o te planteo actividades del tipo ocho igual a…, para que pongas 16 dividido por dos, cuatro por dos, dos al cubo, nueve menos uno…? En definitiva, para que comprendas cuántas posibilidades hay. Y es que no es la tecnología, es la mirada que nosotros tenemos, porque la creatividad es generar ideas. Crear es dar a luz, y el pensamiento es el mayor acto creativo.

Su opinión sobre los Métodos de Enseñanza

Un método no es más que un camino; el método ni es bueno ni es malo, como no hay material bueno ni malo , y cuando se ha propuesto es porque se ha presentado como un camino para llegar a un fin.
El mejor  método es siempre el que te permite sacar el niño adelante. Se ha demostrado suficientemente la valía de muchos de ellos, pero lo importante no es el método, es el maestro, el que aplica el método. Dadme al maestro, decía Giner de los Ríos, y quitadme todo lo demás, porque para qué quiero lo demás si no tengo al maestro.

Maestro de maestros, Fernández Bravo está convencido de que “una de las finalidades de la educación es adquirir conocimiento, pero también lo es la de desarrollar la observación, la intuición, la creatividad, el razonamiento, y las emociones”. Y sentencia: “Hoy damos mucho contenido y generamos poco conocimiento”.

Fuentes :
http://joseantoniofernandezbravo.com/
Aprendemos Juntos.
https://www.webconsultas.com/

➽Para seguir leyendo:
“Desarrollo del pensamiento lógico y matemático”. José Antonio Fernández Bravo

8 comentarios:

  1. Fernández Bravo es un docente, investigador y pedagogo extraordinario. Tuve la suerte de verle en una charla que dió en Toledo y fue maravillso. Te abre la mente y dice verdades como puños. hay que enseñar siempre metiéndose en la mente del que aprende. hay que haecrse niños, como ellos, y pensar y razonar lo mismo que ellos. Es estupendo escucharle. Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué afortunada Pilar! Yo he leído algunos de sus libros pero escucharlo es maravilloso.
      Ya de regreso de unas minis vacaciones me pondré al tanto con tus publicaciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Conocía este vídeo, de hecho lo compartí en mis redes, pero no deja de maravillarme la claridad con la que define y explica. Un besote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran maestro.Gracias amiga por tu visita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me encanta la sencillez de un gran maestro. Conocía el vídeo y es realmente instructivo; tengo tanto que aprender....
    Muchos besitos, Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Todos tenemos tanto que aprender! Gracias Anabel.
      Besitos.

      Eliminar
  4. Es muy acertada esta frase: “fueron los niños los que me enseñaron a enseñar”, muchas veces uno como docente espera respuestas de los estudiantes, pero a veces pasa que ellos son creativos y nos sorprenden con respuestas inesperadas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran verdad Mirian, los niños nos sorprenden y enseñan con sus respuestas.
      Saludos.

      Eliminar