Cómo educar sobre la Igualdad y contra la Violencia de Género en el Nivel Inicial.



A lo largo de la historia, las distintas culturas han construido y transmitido representaciones sociales y formas de comportamiento que se consideraron distintivas y propias de los varones y las mujeres, dando lugar a estereotipos que definieron modelos rígidos de “ser mujer” y “ser varón”. Estos estereotipos de género han legitimado el poder de los varones sobre las mujeres y sus cuerpos. La diferencia biológica de sexo entre varones y mujeres ha subsumido a las mujeres al ámbito privado –reforzado por la maternidad–, en tanto los varones han monopolizado el espacio público.

Tradicionalmente, los varones han sido considerados responsables de la manutención económica de la familia, ostentando por ello mayor poder, mientras que la mujer quedaba subordinada a tareas que carecen de valor social legitimado. 

Se ha interpretado que la violencia de género funciona como un disciplinamiento para mantener la desigualdad entre varones y mujeres a partir de la imposición del miedo, logrando que las mujeres no salgan de los límites que una sociedad y cultura patriarcales les han fijado tradicionalmente.

Reconocer el carácter social, cultural e histórico de las relaciones entre ambos géneros da lugar a cuestionar este orden. Comprender y visibilizar estos mecanismos hace posible la denuncia de la desigualdad entre ambos géneros. 

¿Por qué educar para la igualdad?

La escuela no es un espacio neutral. En ella se transmiten valores, modelos, estereotipos y todavía se reproducen y perpetúan desigualdades.
Es necesario educar a los niños y niñas al margen de los roles y estereotipos que nos  impone la sociedad, de manera que tengan las mismas oportunidades y no se les inculquen diferencias culturales (juguetes, colores, formas de comportarse, etc.) por ser varón o por ser mujer.

Esto supone tener en cuenta:

-El cuidado de las relaciones cotidianas, promoviendo una educación afectiva que favorezca relaciones en igualdad y rechace la violencia, los prejuicios y los comportamientos sexistas y promueva la resolución pacífica de conflictos.

-El desarrollo del sentido crítico de los alumnos, para que chicas y chicos se cuestionen los roles impuestos y se propongan una vida más rica, más diversa.

-La formación de los maestros y la implicación de las familias, para reflexionar sobre nuestras propias prácticas y actitudes; para aprender a identificar el sexismo en la vida cotidiana; para sumar esfuerzos.

-La revisión de los materiales que utilizamos en el aula para no reproducir y perpetuar estereotipos y mostrar otros modelos masculinos y femeninos.

-El uso de un lenguaje no sexista, para visibilizar la presencia de las niñas y las mujeres; porque lo que no se nombra no existe.


Durante el transcurso de este año se viene realizando en todos las escuelas de nuestro país una Jornada para “Educar en Igualdad, Prevención y Erradicación de la Violencia de Género”.
Es una acción nacional, obligatoria, prevista por ley y que debe alcanzar a la totalidad de la comunidad educativa de cada uno de los establecimientos.
Su objetivo  es  contribuir a que alumnos, alumnas y docentes desarrollen y afiancen actitudes, saberes, valores y prácticas que promuevan la prevención y la erradicación de la violencia de género.

El Ministerio de Educación y Deportes  de la Nación  acercó a los establecimientos educativos una cartilla con el propósito de acompañar a los equipos directivos y a los y las docentes en la implementación de la Jornada.

A continuación se transcriben, del citado documento, sugerencias generales para el Nivel Inicial. Cada docente o grupo de docentes las puede adecuar a su sala, articulándolas con las actividades previstas.

ACTIVIDADES PARA NIVEL INICIAL
Lineamientos curriculares de ESI 
Conocimiento y exploración del contexto.
- La exploración de las posibilidades del juego y de elegir diferentes objetos, materiales e ideas, brindando igualdad de oportunidades a niñas y niños.
- El reconocimiento y valoración de los trabajos que desarrollan mujeres y varones en diferentes ámbitos, identificando cambios y permanencias a lo largo del tiempo.
Desarrollo de competencias y habilidades psicosociales.
- La construcción de valores de convivencia vinculados al cuidado de sí mismo y de los y las otros/as en las relaciones interpersonales y la relación con el propio cuerpo y el de los y las demás.
- El desarrollo de la confianza, la libertad y la seguridad en los niños y niñas para poder expresar sus ideas y opiniones y formular preguntas que puedan inquietarlo.
Conocimiento y cuidados del cuerpo.
- La identificación y valoración de las diferencias entre mujeres y varones y las que  devienen del propio crecimiento y del crecimiento de sus compañeros/as.
Desarrollo de comportamientos de autoprotección.
- La solicitud de ayuda ante situaciones que dañan a la propia persona o a otros/as.
- La distinción de cuando una interacción física con otra persona puede ser adecuada y cuando no lo es y sentirse autorizados a decir “no” frente a estas últimas.
Para los días previos

En los días anteriores a la jornada, proponemos trabajar con los chicos y las chicas acerca de los juegos y los juguetes que utilizan diariamente. Así, a través de ellos, podrán reflexionar sobre las representaciones sociales en torno a los roles de las mujeres y de los varones, y los estereotipos de género.
Para comenzar, se pueden llevar a la sala juguetes de todo tipo (sonajeros,pelotas, muñecos con carrito, cartas y dados, un móvil, ollas, platitos, cacerolas, autitos,muñequitos, ladrillitos, maderitas) y pedirles a niños y niñas que los organicen según diferentes criterios de clasificación. Seguramente, en algún momento van a proponer clasificar los juguetes por género (“juguetes para varón”, “juguetes para mujer”). En tal caso, podremos reflexionar a partir de preguntas como estas:

  • ¿Les gusta que los dejen jugar a lo que les gusta?
  •  ¿Les pasó alguna vez que les impidieran jugar con juguetes porque eran “de nenas” o “de nenes”? ¿Cómo se sintieron?
  •  ¿Dónde dice que tal juguete es para un niño o una niña?  ¿Puede jugar cualquiera con ellos?
  •  ¿Las nenas pueden jugar con autitos?  ¿Las mamás manejan?
  • ¿Un nene puede jugar con la cocinita? ¿Los papás cocinan?
  •  ¿A qué les gusta jugar a ustedes?

 Estas preguntas y sus intercambios seguramente posibilitarán al grupo avanzar en nuevas ideas acerca de lo que implica la igualdad de oportunidades para mujeres y varones.

Para el día de la jornada

El día de la Jornada se puede trabajar en las diferentes salas algunas cuestiones relacionadas con la convivencia entre pares, los buenos tratos y los malos tratos, y el impacto de las situaciones de violencia en las personas.
En las salas del jardín –en especial, en situaciones de juego– se producen conflictos, y los amigos y amigas más cercanos rápidamente pueden dejar de serlo. Podemos partir de escenas similares a las que suelen darse en la sala, promoviendo la identificación de las niñas y los niños con los y las protagonistas de dichas situaciones. Por ejemplo:
“Están entrando a la sala y un nene empuja a otro. Este se da vuelta y empiezan a discutir. El
que empujó le pega y el otro se pone a llorar. Una compañera se ríe, burlándose del que llora.”
(Más ejemplos de situaciones pueden encontrarlas en la página 40 de Educación Sexual Integral para la Educación Inicial).

Frente a esta situación, podríamos hacernos preguntas como estas:

  •  ¿Quién está molesto en esta situación?
  • ¿Les parece justo o injusto que se arme una discusión?
  •  ¿Por qué les parece que esta discusión terminó en un golpe?
  •  ¿Qué opinan de que un compañero o compañera se ría porque un nene o una nena lloran?
  •  ¿Cómo se sentirían ustedes en el lugar del nene que empujó? ¿Qué harían ustedes si les pasa esto? ¿Cómo se sentirían si estuvieran en el lugar del nene al que le pegaron?


 A través de escenarios como estos, seguramente concluiremos en la importancia de la expresión de afectos respetando los sentimientos y deseos de los otros y las otras, y en la resolución de conflictos a través del diálogo, evitando manifestaciones violentas.

Para continuar trabajando

Luego de la realización de la Jornada, el desafío es seguir trabajando a partir de lo hecho y habilitar nuevos espacios y vínculos institucionales que ayuden a los jardines a encontrar nuevas formas de aportar, desde lo educativo, a la erradicación de la violencia de género.

Para ello es importante no perder de vista que la ESI puede constituirse en un puente para que el jardín trabaje junto con otras instituciones u organizaciones sociales que se dediquen a la promoción y a la protección de los derechos.

Además, consideramos que en este nivel es muy importante el vínculo con las familias, que puede y debe estar presente para acompañarlas, asesorarlas, y contenerlas en situaciones de vulneración de derechos.

Para seguir fortaleciendo esos vínculos, les proponemos algunas actividades,como: hacer circular una carpeta viajera para el intercambio de mensajes relacionados con la no violencia; ofrecer ciclos de charlas sobre temas que han despertado interés en el trabajo del día de la Jornada; hacerles llegar folletería con información específica sobre violencia de género (lugares donde acudir, teléfonos dónde llamar, sitios web para visitar, que pueden encontrar en la página27 de esta cartilla: 
http://www.mendoza.edu.ar/wp-content/uploads/2016/10/Cartilla_noviolencia.pdf)

Fuente:
Jornada nacional “Educar en igualdad: Prevención y erradicación de la violencia de género”Ley n° 27.234. Orientaciones para Las instituciones Educativas

Otras propuestas sobre el tema

Cuento  Arturo y Clementina, de Adela Turin  y Nella Bosnia,  editorial Lumen.

Un relato que denuncia a través de la historia de una pareja de tortugas el sometimiento y la humillación de algunos hombres sobre las mujeres que lamentablemente todavía hoy en día tiene lugar.


En el siguiente enlace encontrarán actividades para trabajar luego de su lectura: 
https://salaamarilla2009.blogspot.com.ar/2016/03/como-explicar-el-dia-de-la-mujer-los.html

Trabajar con cuentos y canciones tradicionales.
  • Recordar la trama argumental de algunos cuentos tradicionales  y el lugar de las mujeres y varones que los protagonizaron. Podrían ser: Caperucita Roja, Blancanieves y los Siete Enanitos, La Cenicienta / Arroz con Leche, La Farolera, etc.
  • Observar diferencias entre “aquellas mujeres” y las de la actualidad.
  • Identificar características, cualidades, formas de vivir y de pensar de aquellas mujeres que aún hoy se conservan. 
  • Seleccionar uno de los cuentos/canciones trabajados. Escribir una nueva versión recreando y reinventando su trama argumental/contenido. 


Para ampliar sobre la propuesta pueden consultar este interesante proyecto "Educando en igualdad a través del  cuento"


Un texto para reflexionar con los padres.
Cuántas veces hemos oído o incluso dicho estas frases:
“Se oyen gritos en el parque: un niño y una niña se han caído de una rueda que iba toda velocidad. Felizmente, ninguno ha resultado herido, pero se han hecho daño al caer al suelo. El padre de la niña corre a levantarla, la consuela y saca unos pañuelos de papel para limpiarle las lágrimas. El padre del chico lo coge en sus brazos, le hace una carantoña, lo abraza y le dice: ¡vamos, no llores como una niña, que tú eres un chico!
Carmen quiere hacer boxeo tailandés: su madre le dice que eso es cosa de chicos. Pedro baila claqué, ¡le encanta! sus amigos le dice que una nenaza, que la danza es cosa de chicas. 
María está en un equipo de fútbol femenino, juega muy bien y mete muchos goles, sus amigos dicen que es un verdadero chicazo. A David le encanta peinar a las muñecas de su hermana: a su padre no le gusta demasiado, y David se ha dado cuenta de que cada vez que lo hace, su padre le propone jugar al scalextric para que deje de jugar a las muñecas… “
Brigitte Labbé – Michel Puech,“Los chicos y las chicas”, Piruletas de Filosofía, Ediciones SM.
En la familia es el primer lugar donde se perpetúan los roles que la sociedad ha  establecido para hombres y mujeres. Numerosos estudios nos demuestran las diferentes actitudes, comportamientos, actitudes etc. que tienen con sus hijos o hijas según su sexo: a las niñas se les potencia la sensibilidad, el miedo, la obediencia, la dependencia, la afectividad. A los niños la agresividad, la competitividad, la independencia…
Incluso en la escuela algunos educadores y educadoras no se comportan igual con chicos y chicas. Desde la infancia ellos y ellas también han recibido mensajes sexistas en todos los ámbitos de la vida, y por tanto, transmiten inconscientemente lo que han aprendido.

¿Cómo comenzar?

El siguiente documento brinda varias pautas y consejos para las familias:


Más recursos relacionados

6 comentarios :

  1. Excelente entrada, Sandra! Planteas unas actividades estupendas y que son de gran ayuda para llevarlas a la práctica con los más pequeños. Un tema fundamental para trabajarlo en nuestras aulas. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lola, coincido con vos, es un tema muy importante para trabajar con los niños.
      Besitos

      Eliminar
  2. Magnífica entrada todos los recursos muy útiles para trabajar la equidad de género. Muy bien para que los peques desde pequeños entiendan la igualdad entre hombres y mujeres.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirian, es esencial educar a los niños en este tema.
      Besitos

      Eliminar
  3. Una entrada excelente, Sandra. Si puedo hacer algo sobre el tema seguro que lo enlazo a este post porque es muy completo. gracias por compartir tanto.
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado Anabel.Muchas gracias a vos portu interés.
      Besitos

      Eliminar