Un cuento para padres: El ratoncito Pérez


Papá Noel, Los Reyes Magos, El Ratón Pérez...¿Es bueno crear esa ilusión en los niños?¿Cuándo contarles la verdad? Los niños tienen derecho a creer en esa magia hasta que llega un día que comienzan a razonar y preguntar...
Este cuento de Elaine Decker puede servirnos para la reflexión y el debate:


Sostuvo la pequeña almohada de paño rojo y señaló su bolsillo, que tenía una moneda de veinticinco centavos, en lugar de un diente.

- ¡Mira mamá! Mira lo que me trajo el ratoncito Pérez. ¡Veinticinco centavos! Compartí su entusiasmo y hablamos por unos minutos sobre como utilizaría su nueva riqueza. Regresé a mis tareas en la cocina, y él se quedó en silencio, pensativo.

-Mamá -dudó-, ¿hay de verdad un ratoncito Pérez, o fuiste tú la que puso este dinero en mi almohada y te llevaste el diente?

Por supuesto, sabía que tendría que responder a éstas preguntas, pero a pesar de los siete años de preparación, en realidad no había pensado en una respuesta adecuada.

Traté de ganar tiempo preguntando: - ¿Qué piensas tú, Simón?
-Puede ser cualquiera de las dos cosas -razonó-. Parece como algo que tú harías, pero sé que algunas cosas son mágicas también.

- ¿Qué te gustaría pensar? -continué, sin saber si iba a romperle el corazón o no. - En realidad no importa - dijo con seguridad-. Me gusta de las dos formas .Si hay un ratoncito Pérez, eso es emocionante, y si eres tú, también es bastante lindo.
Saqué la conclusión de que no generaría ninguna decepción con mi respuesta, de modo que confesé que era la benefactora y él sonrió satisfecho.
Luego le advertí que no dijera nada a su hermano menor.
Le expliqué: -Todos los niños tienen derecho a creer en la magia hasta que están listos para hacer la pregunta que hiciste hoy.
¿Lo entiendes? - Sí -dijo asintiendo. Estaba orgulloso del papel de hermano mayor, y supe que nunca arruinaría nada intencionalmente. Consideré el asunto terminado, pero él seguía dando vueltas en la cocina.

- ¿Hay algo más Simón? -le pregunté.
- Una sola pregunta, mamá. ¿Papá lo sabe?

18 comentarios :

  1. QUE PENA QUE YA NO ME QUEDEN DIENTES DE LECHEEEEEEEEEEEEEEEE
    JEJEJE
    BESITOS PARA TIIIIIIIIII
    CHRISSSSSS

    ResponderEliminar
  2. Lindo cuento y yo soy uno de esos padres que les gusta incentivar la ilusión en los niños. Aún guardo la cartita que escribió mi hijita Michelle al ratoncito, cuando una noche en que cogí su dientecito de la almohada y procedía a dejarle una moneda ella se volteó súbitamente y el dientecito se me perdió entre las sábanas. Al día siguiente al tender su camita encontré una cartita hecha con palotes. "Señor ratoncito, ayer yo le dejé mi diente a cambio de un sol (moneda peruana) y usted me dejó el sol, pero no se llevó el diente; así que le dejo otra vez el diente para que me deje OTRO sol, porque negocios son negocios". Un besote.

    ResponderEliminar
  3. Lo más terrible Chris, es que si se te cae un diente ahora ,ni la ayuda del ratón Peréz alcanza para solventar los gastos de una corona!!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Qué linda y tierna historia acabás de contar Drac y qué hermoso tesoro guardás en esa carta. Sin duda tu niña ya de pequeña demostraba ser muy lista!!

    Besitos!

    ResponderEliminar
  5. Sandra qué cuento más bonito. Yo no tengo hijos pero sí un sobrino de 7 años, lo del ratoncito Pérez yo no he podido vivirlo con él, pero seguro que su mamá y su papá han hecho algo similar con sus dientes de leche, como hizo mi madre con nosotros.
    Yo, desde hace años, por Navidad, le escribo cartas a mi sobrino, como si fueran los Reyes Magos o Papá Noel los que las escribieron. Hasta la Navidad pasada, en la que mi sobrino ya tenía 6 años, no dudó ni un momento que no fueran dichos personajes los autores de las cartas, cuando las veía junto a sus regalos corría hacia sus papás y les enseñaba la carta muy contento, pero este año intuyo que la cosa va a cambiar, asi que tendré que ir pensando en otro personaje que le de una grata sorpresa con su carta y sus letras.
    Te puedo decir que escuchando los comentarios de mi sobrino, sobre lo que los Reyes Magos o Papá Noel le decían en las cartas, siempre me emocioné, amor de tita... y si alguna vez me pregunta por el autor de esas cartas se lo diré, pues sé que su mamá ha guardado las cartas y en su momento me comentó que algún día le diría que eran mías.

    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Sandra!
    ¡Qué pena que el Ratón Pérez ya no me deja nada para mi dentadura, justo cuando más lo necesito, jaja!

    Me gustó la historia, ¡muy bueno el final!

    Me encantaron los comentarios, la carta de la hija de Drac me hizo emocionar y sonreír.

    Creo que todos los niños (incluso pensando en mi propia historia o en la de los niños cercanos de la familia) cuando preguntan es porque ya saben la respuesta, sólo quieren confirmarlo e incluso se ríen por haber descubierto la travesura de los padres y les encanta preguntar en qué momento dejaron los regalos y qué pasó con el pasto o el agua para los camellos. Como en el cuento, es muy gratificante saber que los padres se levantan a la madrugada, esconden regalos y andan en puntas de pie con la intención de ver felices a sus hijos.

    Muchos abrazos!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encantó, todos los niños tienen derecho a creer en la magia.

    y son tan inteligentes que en ocasiones no quieren que los adulton la perdamos y nos hacen creer en su inocencia.

    Abrazos Sandra Luz!

    ResponderEliminar
  8. Pasar por aquí es como sentirse niño nuevamente, no nos olvidamos de ti Sandra, gracias por visitarnos, te mandamos un abrazo otoñal y un montón de besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Sandra Luz, qué buena historia, me encantó. Es cierto que cuándo los niños preguntan si es cierto que existe es porque ya intuyen que no es real y es el momento para decírselo. Eso creo yo.
    Gracias por toda la información que aportas sobre el ratoncito Pérez.
    Un grandísimo abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  10. Hola Isora! Has creado una hermosa tradición con tu sobrino que no hace más que alimentar ese vínculo afectuoso que tienen.Gracias por compartir tu historia!

    Hola Ana Gracia!Esta historia es una de las tantas que regalaba a mis padres en las reuniones para reflexionar.Estoy de acuerdo con vos,cuando los niños preguntan ya saben la respuesta.

    Hola Adriana Alba!Muy interesante esta mirada que hacés de los niños,ellos también quieren que mantegamos la magia!!

    Esmeralda y Aillen ,gracias por pasar, seguiré visitándolas porque estoy maravillada de la creatividad de sus niños con el proyecto "animalario"

    Encarnie: me alegra que te guste la historia y puedas aprovechar el material sobre el ratoncito Pérez.Gracias por estar atenta a mis publicaciones!

    Sigamos preservando esa etapa tan maravillosa de la ninéz ,alimentando la magia en los niños!!!

    Buen fin de semana para todos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Hola Sandra,,,,,que lindo cuento,,,me hizo evocar los momentos que el ratoncito pérez visitó mi casa,,,gusto en leerte,,,Besitos,,,,

    ResponderEliminar
  12. Hola Sandra,la historia del ratón Peréz me parece tán tierna cómo la de los reyes magos.
    Papá Noel me parece que hsta los más chicos se dan cuenta que no existe..hay tanta película q muestran el disfráz..pasa tambien con los payasos desde que los Simpsons muestran a krusty hecho una farsa...ja,ja..
    Por eso me parece tán importante que en la niñez se conserve esa "magia" y la caída del
    primer diente pensando que un ratoncito viene a buscarlo con una moneda..
    Los chicos preguntan qué hace un ratón con tantos dientes?..Yo les decía que de tanto comer quesos duros se les gastaban y necesitaban otros de repuesto..se quedaban felices y a la espera de que se afloje "otro".Dsps crecerán y la realidad los hará razonar sin dejar de haber sido felices en la inocencia que todo niño tiene.
    Féliz de leerte Sandra porque nos haces reflexionar..besitos

    ResponderEliminar
  13. Hola Ilusión! Qué bueno poder recordar esos momentos de la niñez.Gracias por tu visita.

    Hola Beatriz! gracias por tu reflexión.

    Buen fin de semana y besitos para las dos!

    ResponderEliminar
  14. Hola, bello blogg, preciosas entradas, te encontré en un blogg común,si te gusta la poesía te invito al mio,será un placer,es
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    muchas gracias, buen sábado, besos.

    ResponderEliminar
  15. hola amiga sandra lindo cuento del ratoncito perez, la magia de la ilusion en los niños es maravillosa, no hay nada mas hermoso que la inocencia, y la sonrisa de un niño, eso emociona a cualquiera, mis hijos ya pasaron esa etapa del ratoncito, pero aun recuerdo cuando mi nena me descubrio poniendole las moneditas bajo la almohada, lo recuerdo y sonrio porke no sospecho, al contrario creyo que yo le estaba agandallando las moneditas que le trajo el raton, jajjajaja, ahi fue donde tuve que explicarle el motivo por el que me encontro infraganti, bueno amiga que tengas linda semana, te dejo un abrazo y bendiciones con amor...luz estrella

    ResponderEliminar
  16. Hola don Vito, gracias por tu visita, en cuanto pueda pasaré a conocer tu página.

    Buen domingo!

    Hola Estrella! Me encantó tu relato, una situación muy cómica!Gracias por dejarme este lindo recuerdos de tu hija.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. que bella historia se me llenaron los ojos de lagrimas.. mis niños aun creen en esa magia del ratoncito... y quisiera que dure un tiempito mas, es tan puro ver como se les llena el alma de magia e ilusiones y en definitiva creo que es la mejor herencia que les puedo dejar... ser dueños de sus sueños, soñar sin limites... gracias hermoso este blogs que encontre hoy¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  18. Hola a todos. Yo recuerdo en mi infancia descubrir a mi papa dejando los regalos en las zapatillas..ahi me di cuenta de todo. No afecto (creo yo) mi infancia feliz q a pesar d q fue muy humilde la recuerdo con felicidad. Ahora siendo madre tome la decicion de no ocultarselo a mis hijas y saben (desde los 5 años) q cada regalo, cada dinero y demas vienen x parte d mama y papa...q es con esfuerzo. Muchos no estan de acuerdo pero mis hijas disfrutan su infancia d la misma manera q lo hacia yo. Saludos.

    ResponderEliminar