8 abr. 2019

La carrera de la tortuga y la liebre: juego de tablero.


Este juego de tablero refiere a una célebre fábula, recogida por Esopo,en la que una liebre y una tortuga corren una carrera. Mientras la liebre se confía porque se sabe más rápida y se echa a dormir bajo un árbol; lenta y perseverante, la tortuga, pasito a pasito, llega a la meta antes que la liebre y gana la carrera.
Esta historia –que se puede compartir con los chicos– inspiró el nombre de este juego y, en este sentido, es algo más que el simple juego de completar un tablero. Por supuesto, hay que tener en cuenta que en nuestra experiencia puede ocurrir que cualquiera de los dos animalitos gane y que, por lo tanto, la fábula no se refleje en la jugada.

En el siguiente enlace podrán encontrar una propuesta para trabajar la fábula desde el área del lenguaje: Cómo trabajar la fábula de la Liebre y la tortuga


Materiales
• Un dado común.
• Fichas para tapar casilleros, 20 con la imagen de una tortuga y 20 con la imagen de una liebre
• Un tablero

Organización del grupo para jugar
• Grupos de 2 jugadores.

Reglas
• Cada jugador tira el dado. El que obtiene el mayor puntaje se coloca en el tablero de la liebre y comienza el juego.
• Por turno, cada jugador tira el dado y coloca en los casilleros de su pista tantas fichas como indica el puntaje obtenido en el dado.
• Gana el jugador que llena toda la pista de la carrera.
Descargar  tablero y fichas en el siguiente enlace: https://drive.google.com/file/


Análisis del juego

En los juegos de completar tableros los niños tienen que colocar tantas fichas como indica el dado; es decir, el problema consiste en construir una colección equivalente de fichas a la cantidad obtenida en el dado.
Para poder resolver este problema, los chicos tienen que coordinar dos acciones: retener en la memoria el puntaje obtenido en el dado y extraer tantas fichas como puntos han logrado.

Los procedimientos que utilizan los niños son, en primer lugar, el de correspondencia término a término, dado que podrían sacar una ficha cada vez que señale un punto del dado; y en segundo lugar, tomar un montón –procedimiento que es bastante impreciso pero que suele ser uno de los elegidos por los niños en una primera instancia–. Otro mecanismo posible es el de retener en la memoria el puntaje obtenido y contar las fichas sin pasarse de esa cantidad, es decir, controlando el conteo.

Las dos primeras opciones de resolución, sacar una ficha y tomar un montón, son formas que evitan una solución numérica. Si bien es esperable que estos procedimientos aparezcan, también es importante que, a través de nuevas propuestas , los niños vayan abandonando paulatinamente estas respuestas y comiencen con resoluciones cuantitativas, es decir, en las que los números estén presentes.

Por otro lado, el tablero con dos pistas paralelas hace más fácil saber quién va ganando al comparar las dos filas de fichas. Pues para detectar quién es el ganador o cuál de los jugadores tiene más chance, los chicos pueden comparar la longitud de la hilera de fichas o de casilleros ocupados u observar la cantidad de fichas que faltan según el número de los casilleros vacíos. En este último
caso, es interesante el tipo de comentarios que van haciendo los niños, ya que tienden a anticipar lo que deberían obtener en el dado para ganar.

Es importante que los docentes estemos atentos a este tipo de verbalizaciones de los niños para luego socializarlas en la puesta en común o bien para plantear con ellos algún problema nuevo.
Un ejemplo:
–A un nene le faltaban diez casilleros para ganar. ¿Puede ganar tirando una sola vez el dado? Prueben.
O también:
–Una nena dijo que le faltaban siete casilleros y que para ganar le tenía que salir el 6 y el 1. ¿A ustedes qué les parece? ¿Hay otras maneras posibles? Busquen diferentes formas para ganar.

Fuente:
Este juego figura en Números en juego. Serie Cuadernos para el aula : Nivel inicial -  Buenos Aires : Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación, 2007.



Otro juego de tablero:

El árbol de los pájaros


11 comentarios:

  1. Has elegido una fábula estupenda para trabajar en clase de manera amena y divertida. De ella se pueden sacar un montón de enseñanzas. El juego es un recurso muy bueno. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de mis fábulas favoritas.Gracias Pilar.
      Un beso grande.

      Eliminar
  2. ¡Está genial! Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  3. Estupendo, porque siempre me ha gustado esta fábula, yo suelo ser tortuga, jajajaj. besotes, querida.

    ResponderEliminar
  4. Es una fábula con un gran mensaje, se le nota muy entretenido al juego. Está muy bonito el nuevo diseño del blog.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mirian por pasar a leer todas mis entradas.Me alegra que te guste el nuevo diseño.
      Besitos.

      Eliminar
  5. los juegos siempre son un recurso genial para que aprendan los niños. ¡Felicidades Sandra!
    Un beso

    ResponderEliminar