13 mar. 2019

Repertorio de cuentos mínimos y de nunca acabar


Los cuentos mínimos y de nunca acabar son cuentos breves , que vienen de la tradición oral , con los que tanto el que narra como el que escucha disfruta por su musicalidad y simpatía.
Estos cuentos  son ideales para trabajar con susurradores. Para los niños resultan de fácil aprendizaje y memorización. 
Además constituyen un valioso recurso que todo maestro puede tener a la mano para cambiar el clima de la clase, atrapar la atención,  lograr un momento de silencio...y mucho más.

Cuentos mínimos 
Suelen ser rimados y cuentan una historia breve, en pocas líneas o frases. Agradables y graciosos, en una frase se enuncia el personaje y la acción y la siguiente frase queda como la conclusión.  Permiten también practicar la pronunciación de nuevas palabras y de fonemas que a algunos niños se les dificultan.
 
Te cuento el cuento de Pipiritingo, 
 que sale a la calle sólo el domingo
 
Cuando los chinos de China
no tienen nada que hacer
tiran piedritas hacia arriba
y dicen que va a llover
Cuando la bruja Maruja
dice la palabruja
en su boca se dibuja
una gran burbuja
Quien quiera pincharla
A la bruja no! 
A la burbuja!
que traiga una aguja!
Esta es la historia de una estrella fugaz
tan rápida, tan rápida que ya no está más…
 
Esta es la historia de un saltamontes
que salta y baila y siempre se esconde.
 ¿Sabes tú dónde?
Este es el cuento de una ardilla, 
te lo cuento y se acaba enseguida. 
Este es el cuento de una canasta 
y con esto que te digo basta.
 
 Había una vez un pollito inglés 
que se fue a Francia y se volvió francés.
Había una vez un chancho 
 que se engancho con un gancho.
 
- ¿Quieres que te cuente 
el cuento del ganso? 
- No, porque me canso.
   
“¿Quieres que te cuente un cuento
 muy largo, muy largo?
Un ratón se subió a un árbol, 
este cuento ya no es más largo.”
           
Esto era una vez una serpiente 
que se cayó y se partió los dientes.
Había una vez un pollito inglés
 que se fue a Francia y se volvió francés.
Mi perro se llama Gato.
 Mi gato se llama Perro.
Cuando llamo al gato, viene Perro.
 Cuando llamo al perro, viene Gato.
 Fíjate bien que son dos y no cuatro
fíjate bien que son Perro y Gato.
Autora: Marisa Alonso  Santamaría 
 
Cuentos de nunca acabar

Proporcionan una información muy elemental y después formulan una pregunta que provoca una respuesta en el oyente, aunque esa respuesta nos es indiferente ya que el narrador comienza de nuevo diga lo que diga. Estos cuentos pueden durar hasta que el narrador se aburra, o hasta que el niño se enoje (cosa que suele pasar con estos cuentos, porque son una especie de broma).
 
En un charco había una mosca y con la mosca un mosquito,
si no te has enterado te lo cuento despacito.
En un charco había una mosca y con la mosca un mosquito,
si no te has enterado te lo cuento más bajito.
En un charco había una mosca y con la mosca un mosquito,
si no te has enterado te lo cuento rapidito... 
         
Este es el cuento de nunca acabar.  
¿Quieres que te lo vuelva a contar? 
 Este era un gato 
que tenía los pies de trapo 
y la cabecita al revés. 
¿Quieres que te lo cuente otra vez?  
 - ¿Quieres que te cuente el cuento de la buena pipa? 
- Sí 
- Yo no te digo ni que sí, ni que no, yo sólo te digo: ¿que si quieres que te cuente el cuento de la buena pipa? 
- Bueno 
- Yo no te digo que "bueno", yo sólo te digo: ¿que si quieres que te cuente el cuento de la buena pipa? 

                      
Esta era una hormiguita que de su hormiguero 
salió calladita y se metió en el granero. 
Se robó un triguito y arrancó ligero. 
Salió otra hormiguita del mismo hormiguero 
y muy calladita se metió en el granero. 
Se robó un triguito y arrancó ligero. 
Salió otra hormiguita del mismo hormiguero...
         
José se llamaba el padre, 

Josefa la mujer y al hijo que tuvieron 

le pusieron José, se llamaba el padre, 

Josefa la mujer.
 
Bartolo tenía una flauta
con un agujero solo,
y su madre le decía:
toca la flauta Bartolo
tenía una flauta
con un agujero solo,
y su madre le decía:
toca la flauta Bartolo
tenía una flauta...
 
¿Quieres que te cuente
 el cuento
  de pico-pico tuerto
 de pomponera? 
 no te pregunto que si sí
 o que si no,
  sino que si quieres que te
 cuente el cuento de […]
 
 Este era un rey  que tenía tres hijas,
 las metió en tres botijas
 y las tapó con pez.
  ¿Quieres que te lo cuente otra vez?”.
(Aporte de Blanca) 
Fuentes:
 http://pacomova.eresmas.net/paginas/C/cuentos_de_nunca_acabar.htm
http://www.elhuevodechocolate.com/cuentos/cuentos9.htm

¿Conocés alguno más?
¡Te invito a completar esta colección!

20 comentarios:

  1. ¡Me encantan estos cuentecitos! Son divertidos, sencillos y muy didácticos. Se pueden trabajar en clase para múltiples cosas y a los pequeños les gustan muchísimo. Lo sé por experiencia. Muchas gracias por recordarlos. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pilar , me alegra que te haya gustado recordar estos cuentos.Me imagino cuánto los aprovecharías en tus clases.
    Otro abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. Que preciosidad de entrada Sandra, me encanta, estos versos juguetones me gustan mucho, vengo de un blog amigo, y con tu permiso me quedo, encantada de haberte encontrado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Carmen!Un gusto que te quedes en mi salita. Pasaré a conocer tu blog.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  4. Qué graciosos!!!! Me encantan, jajajaj!! Me lo he pasado estupendamente leyéndolos, así que los chavales...
    Gracias, corazón, siempre nos ofreces actividades superinteresantes!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te hayas divertido.
      Gracias amiga!!

      Eliminar
  5. Yo me sé el que dice:
    ESto era un rey que tenía tres hijas
    las metió en tres botijas
    las tapó con pez,
    ¿quieres que te lo cuente otra vez?
    Pues esto era un rey...

    ResponderEliminar
  6. Unos cuentos preciosos y muy útiles. Gracias por compartirlos, Sandra.
    Feliz viernes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Sandra, tenemos seguidores comunes y llevada por la curiosidad he venido a visitarte. Me entusiasma estos cuentecitos tan divertidos como bonitos, me quedo contigo, me alegra haberte encontrado...

    Te envio un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Mari Carmen!Gracias por seguir mi blog.
      Pasaré pronto a visitarte.
      Un beso grande.

      Eliminar
  8. Me encanto leerlos, me gustan.....es un placer.....saludos

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias tocaya. Me alegra que te hayan gustado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me encantan este tipo de cuentos Sandra, gracias por la recopilación, trabajaremos con ellos en clase. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que los trabajes en clase Lola.
      Buen finde y un gran abrazo.

      Eliminar
  11. Conozco casi todos los que pones aquí, muchos me los ha recitado mi padre. Ya sabes que me encantan las rimas y por eso las escribo para los niños. Son divertidas y fáciles para aprender y memorizar.
    Ahí te dejo alguno inventado por mí.
    Un beso Sandra.

    https://cuentosentretenidos-marissa.blogspot.com/2012/10/perro-y-gato.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Marisa!,con tu permiso lo incorporaré al repertorio.
      Buen finde y un beso grande.

      Eliminar
  12. Disfruté leyendo toda la entrada. Encontré conocidos en mi niñez: Bartolo tenía una flauta... Querés que te cuente un cuento...
    Gracias por tu visita
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Norma, me alegra mucho que esta entrada te haya llevado a tu infancia.
      Un beso grande.

      Eliminar